Día Mundial Contra el Dolor Luis Miguel Torres: “Hay casos en los que el dolor en sí mismo es una enfermedad”

  • El presidente de la Asociación Andaluza del Dolor y jefe de la Unidad de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor del Puerta del Mar habla sobre el nuevo Plan Andaluz del Dolor y muestra su preocupación por la gran lista de espera que hay en el hospital gaditano respecto a algunas técnicas

Luis Miguel Torres en una de las consultas de la Unidad del Dolor del Puerta del Mar. Luis Miguel Torres en una de las consultas de la Unidad del Dolor del Puerta del Mar.

Luis Miguel Torres en una de las consultas de la Unidad del Dolor del Puerta del Mar. / Jesús Marín

Este jueves 17 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Dolor, con el objetivo principal de "visibilizar el dolor como una enfermedad en sí", según el presidente de la Asociación Andaluza del Dolor, Luis Miguel Torres, que es también el director de la Unidad de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor del Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

El doctor Torres explica al respecto que "hasta ahora se pensaba que el dolor era un síntoma de otra enfermedad, y en muchas circunstancias es así, pero hay casos en los que el dolor es en sí mismo una enfermedad".

Este año, esta jornada está dedicada a las personas más vulnerables, como ancianos, niños, pacientes oncológicos, personas con problemas psiquiátricos o cognitivos y supervivientes de torturas, entre otras, porque "siendo el dolor un problema grave, si encima afecta a una persona vulnerable, el problema se agrava más", argumenta Torres.

Para celebrar el Día Mundial Contra el Dolor, este jueves se va a presentar en la Escuela Andaluza de Salud Pública, en Granada, el Plan Andaluz del Dolor 2020-2022, que ya está aprobado y se irá implantando paulatinamente. En el acto, intervendrá el jefe de la Unidad de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor del Puerta del Mar.

Luis Miguel Torres destaca como principal novedad de este Plan la inclusión en los decretos de garantías de algunas técnicas que se aplican en la Unidad del Dolor. "Eso hasta ahora no existe, entonces, hay pacientes que están dos y tres años en lista de espera para que se les apliquen algunas técnicas, y si estas se meten en el decreto de garantías, tienen que hacerse en un determinado tiempo: 90 ó 180 días", comenta.

En este sentido, muestra su preocupación por la lista de espera que hay en la Unidad del Dolor del hospital gaditano, porque "es bastante grande en algunas técnicas". Por eso, adelanta que se está planteando la apertura de una Unidad del Dolor en el Hospital San Carlos de San Fernando con las mismas características que la de Cádiz y atendida por los mismos profesionales. Prevé que pueda ponerse en marcha a lo largo del primer semestre del año que viene.

Otros aspectos que recoge el Plan es la clasificación de las unidades del dolor que hay en Andalucía y la importancia de que cada provincia o región tenga al menos una Unidad del Dolor, algo que actualmente no se cumple. En la provincia de Cádiz, existen en los hospitales de Cádiz, Puerto Real y Jerez, pero, según indica Luis Miguel Torres, haría falta otra en el Campo de Gibraltar, ya que los pacientes de esta comarca se atienden actualmente en el Puerta del Mar.

Este profesional destaca también del Plan la propuesta de que las unidades del dolor tengan cierta autonomía respecto a los servicios de Anestesia en aspectos económicos y funcionales, "lo que va a permitir que estas unidades puedan crecer activamente".

Este Plan, además, va a establecer los criterios de derivación de pacientes desde atención primaria a las unidades del dolor, "porque hasta ahora es un poco anárquico y cada provincia lo hace de una manera. Por eso, se van a unificar los criterios para que en toda Andalucía haya una misma forma de derivación y también una colaboración estrecha de las unidades del dolor con la atención primaria, los cuidados paliativos y oncología", afirma Torres.

Cabe señalar que en Cádiz esto ya se está haciendo, de forma que la Unidad del Dolor del Puerta del Mar es pionera en Andalucía en la coordinación con atención primaria.

El Plan Andaluz del Dolor 2020-2022 también propone que las unidades del dolor no las lleven solo los anestesiólogos, sino que se incluyan a otros especialistas, principalmente rehabilitadores y psicólogos; asimismo, establece un plan de formación en atención primaria para que en cada centro de salud haya médicos de familia dedicados al dolor. "Ellos atenderían a los pacientes que les lleguen y los más complejos nos los derivarían a la Unidad del Dolor”, apunta Luis Miguel Torres.

Para el presidente de la Asociación Andaluza del Dolor, la creación de las unidades del dolor ha sido "un avance" porque "los pacientes con dolor más severo, que antes se desahuciaban, ahora son rescatados por la Unidad del Dolor y se están curando o mejorando con técnicas nuevas, tratamientos nuevos y seguimientos concretos". Asegura que de estos pacientes, un 60 e incluso 70% se cura y un 30% consigue un alivio al menos del 50%.

No existen riesgos de adicción

Respecto al riesgo a la adicción a opioides que puede existir en las personas que se tratan en las unidades del dolor, como ocurre en Estados Unidos, donde hay un verdadero problema con este asunto, Luis Miguel Torres sostiene que "aquí no existe ese riesgo porque la prescripción de opioides en España y en nuestra Unidad está absolutamente controlada, ya que se hace a nivel informático y queda registrado todo lo que se le prescribe y toma cada paciente, y si se ve una desviación, se puede corregir de inmediato. De hecho, ahora mismo no hay problemas de adicción en nuestra Unidad y en la región. Puede haber algún paciente que se descontrole, como puede ocurrir con cualquier medicamento, pero no a nivel de que constituya un problema importante", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios