Cádiz

Kichi. Una reaparición por sorpresa

  • No se esperaba la comparecencia del alcalde, en plena baja paternal, en una rueda de prensa intrascendente

El alcalde, en la rueda de prensa ofrecida este jueves. El alcalde, en la rueda de prensa ofrecida este jueves.

El alcalde, en la rueda de prensa ofrecida este jueves. / Julio González

El alcalde de Cádiz es jugador destacado a la hora de dar golpes de efecto. Si las cosas van mal y los varapalos se vienen sucediendo, ahí aparece Kichi para dar un titular o su equipo actúa para centrar el foco de atención en otro lugar del campo que le interese; como ocurrió cuando sacó de la chistera, en pleno fin de semana y después de una semana negra, que iba a comenzar el proceso popular para elegir el nuevo nombre el estadio Carranza. Ahora, que ese mismo proceso sólo da disgustos, la gestión municipal parece que languidece y para colmo Teresa Rodríguez es expulsada de Adelante Andalucía, González echa mano de una de sus virtudes e interrumpe su baja paternal para comparecer ante la prensa sin previo aviso y regalar titulares a diestro y siniestro. Incluso para anunciar que ya no cierra la puerta a una nueva reelección en 2023.

José María González ha reaparecido este jueves por sorpresa con la excusa de anunciar un paquete de medidas para ayudar al comercio y la hostelería. Nada se había comunicado oficialmente sobre su comparecencia (aunque la numerosa presencia de cámaras y medios de comunicación hacía sospechar que algo se había filtrado el día anterior) debido a que sigue disfrutando de su amplia baja paternal.

Llegó el alcalde al lugar convocado, la Casa de Iberoamérica, con tiempo, sentándose minutos antes de la hora convocada (once de la mañana) tras los micrófonos. Con chaqueta arremangada a lo Alejandro Sanz, camiseta amarilla, vaqueros, pelo algo mojado de una ducha reciente y mascarilla del Cádiz Club de Fútbol, a González se le notaba relajado, descansado, cargado de energía. Cualidades necesarias para alguien al que todos daban ya por amortizado y con un pie fuera del Ayuntamiento y que de repente ha abierto ahora la puerta a seguir en la política municipal más allá de 2023.

La reaparición puntual de Kichi parece, a todas luces, una simple excusa que tenía como trasfondo dar la cara por unos anticapitalistas que querían trasladar el mensaje de que han quedado heridos tras lo ocurrido en el Parlamento andaluz pero que ni mucho menos están muertos. El motivo de la convocatoria bien podían haberlo resuelto, como de hecho hicieron, los dos concejales que acompañaron al alcalde; el de Hacienda, José Ramón Páez (también con mascarilla cadista, pero del revés) y la de Comercio, Montemayor Mures.  Pero Kichi ha querido hacerse presente, volver a los focos, él que es poco dado a comparecencias públicas, y mucho menos a atender preguntas de los periodistas, lo que hace en muy contadas ocasiones y cada vez menos. Que para eso el Twitter es más cómodo.

Tres cuartos de hora duró el regreso físico de Kichi, que nunca ha estado de permiso en las redes sociales. 45 minutos en los que no rehuyó ninguna pregunta, en los que derrochó simpatía y amabilidad, estuvo amplio en sus respuestas y contundente al respecto de algunas cuestiones. Que los anticapitalistas están heridos, pero no se dan por muertos. Ni mucho menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios