Cádiz

El youtuber Karlos Puest, que estaba en busca y captura, es detenido y entra en prisión

  • Tiene una condena de seis meses por no pagar una multa por sus vídeos contra José Blas Fernández

Imagen de Karlos Puest tomada de uno de sus vídeos. Imagen de Karlos Puest tomada de uno de sus vídeos.

Imagen de Karlos Puest tomada de uno de sus vídeos.

Comentarios 33

El youtuber gaditano Karlos Puest ha sido detenido por la Guardia Civil en Arcos y enviado a prisión. Juan Carlos Prieto García –nombre real de Puest–, se encontraba desaparecido y sobre él se había dictado una orden de busca y captura. El youtuber está condenado a seis mese de prisión por no pagar una multa de 2.160 euros a la que fue condenado como autor de un delito de injurias con publicidad por insultar y amenazar reiteradamente en sus vídeos al concejal del PP de Cádiz José Blas Fernández.

En la misma sentencia, el juez condenó también a Karlos Puest a indemnizar a José Blas Fernández con la cantidad de 3.000 euros por daño moral, a devolver el dinero ingresado por sus vídeos y a publicar esta sentencia en Diario de Cádiz.

Karlos Puest no cumplió ninguna de las condenas y continuó publicando vídeos contra el concejal del PP y contra el juez que dictó la sentencia. En estas circunstancias, pidió que se le conmutara la multa por trabajos en beneficio de la comunidad, pero el juez no aceptó la petición y él recurrió a la Audiencia Provincial, que tampoco la aceptó.

Para el abogado de José Blas Fernández, "se ha hecho justicia, porque no se puede insultar gratuitamente"

Para el abogado de José Blas Fernández, con la detención de Puest "se ha hecho justicia, porque no se puede insultar gratuitamente". Añade que su entrada en prisión les da "cierta tranquilidad porque ya no va a seguir publicando vídeos".

El letrado llama la atención sobre las contradicciones entre la declaración que hizo el youtuber en el juzgado, en la fase de instrucción, y las palabras que pronunció después ante los medios de comunicación: "El juez le puso todos los vídeos ofensivos y le preguntó si eran suyos. Él dijo que sí y pidió perdón porque no quería haber dicho eso y estaba arrepentido. Pero después, cuando salió a la calle, dijo a los que le esperaban en la puerta que se había reafirmado en todo lo que había dicho en los vídeos y que se reafirmaba hasta el final", relata.

"La gente tiene que saber que este hombre es un fraude. Se ha inventado un papel de revolucionario pero lo único que hay es una persona que intenta lucrarse, porque los vídeos para él son un negocio: cuanto más insulta, más entradas tiene y genera más ingresos. Es un impostor y un oportunista", expresa el abogado, quien cree que con su desaparición, Puest ha intentado ganar tiempo para recaudar dinero a través de su blog para pagar la multa, algo que no ha conseguido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios