Cádiz

KTM se desvincula del proyecto de Torrot en Cádiz

  • La compañía austriaca señala que Torrot y sus productos no forman parte de la operación por la que ha adquirido el 60% de GasGas a la firma que preside Rafael Contreras

Iván Contreras, consejero delegado de Torrot. Iván Contreras, consejero delegado de Torrot.

Iván Contreras, consejero delegado de Torrot. / Marcos Piñero

La empresa austriaca KTM, que ha adquirido a Torrot el 60% de su filial GasGas, se desvincula del proyecto de la fábrica que construye la compañía catalana en las antiguas instalaciones de Altadis en Cádiz. KTM insiste en que la operación no incluye a la planta gaditana, cuyas obras comenzaron el pasado mes de febrero y en la que Torrot pretende ensamblar el "Velocípedo", un triciclo eléctrico con el que aspira a revolucionar la movilidad urbana.

KTM anunció este jueves que había alcanzado un acuerdo con Black Toro Capital, principal accionista tanto de Torrot como de Airtificial -ambas compañías están presididas por Rafael Contreras-, para crear una empresa conjunta en la que la firma austriaca tendría la mayoría del capital con el 60% de las acciones. El pacto garantiza la continudad de la planta de Salt (Girona), donde se ensamblan los productos de GasGas así como los vehículos eléctricos de Torrot.

"Esta alianza entre Black Toro Capital y KTM sólo abarca a GasGas. Es verdad que la fábrica de Girona trabajará en el futuro para GasGas y Torrot", señala Hubert Trunkenpolz, miembro del consejo directivo de KTM, en respuesta a este diario. Sin embargo, "Torrot y sus productos no forman parte de la empresa conjunta con Black Toro Capital", agrega el ejecutivo, que insiste en que la planta de Cádiz sólo será usada por Torrot y "por consiguiente, no entra dentro de la 'joint venture'".

Desde Black Toro Capital se es más optimista sobre la repercusión de la operación en la planta de Cádiz. "Por el momento hay un acuerdo entre las dos empresas pero el plan de negocio está por desarrollar. No obstante, esperamos que afecte positivamente", señalaron fuentes del principal accionista de Torrot.

Torrot recibió 8,2 millones de euros en ayudas a cargo del plan Reindus para desarrollar el velocípedo e instalar su planta de producción en Cádiz. La factoría se iba a convertir en su "centro de industria conectada 4.0". según indicó su consejero delegado, Iván Contreras, en el acto con el que se ofició el inicio de las obras el pasado mes de febrero y que contó con la presencia del consejero de Economía, Rogelio Velasco, entre otras autoridades.

Pese a que la compañía preveía iniciar la comercialización del Velocípedo a final de año, su situación financiera se ha visto mermada conforme pasaron los meses. En mayo sufrió un incendio que afectó a sus instalaciones en Salt y en junio presentó un Expediente Temporal de de Regulación de Empleo (ERTE) para toda su plantilla en Gerona, formada por 125 personas, según publicó La Vanguardia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios