Cádiz

La Iglesia de Cádiz pierde sus principales fuentes de ingresos con el coronavirus

  • Las colectas en las iglesias se han reducido drásticamente

  • La Catedral lleva desde el 13 de marzo cerrada a los visitantes

Misa casi sin fieles en una iglesia gaditana Misa casi sin fieles en una iglesia gaditana

Misa casi sin fieles en una iglesia gaditana / Fito Carreto

La epidemia del coronavirus está teniendo ya una clara incidencia en la Iglesia. Sus principales fuentes de ingresos se han quedado de la noche a la mañana prácticamente a cero, con los problemas que eso puede conllevar a la hora de afrontar la cuenta de gastos.

Por un lado, al no asistir apenas gente a las misas por el estado de alarma y las recomendaciones sanitarias, las colectas y cepillos apenas reciben monedas, lo que supone una clara merma económica que golpeará de lleno a las cuentas eclesiásticas. Hasta tal punto, que Cáritas Diocesana ha renunciado al 20% que le corresponde habitualmente de las colectas del primer fin de semana de cada mes.

Las aportaciones de los fieles supusieron en el último balance económico de la diócesis de Cádiz casi un tercio de los ingresos. 4.661.409,13 euros, en concreto, ingresó la Iglesia gaditana por este concepto (que aglutina las colectas de las misas, los ingresos de cepillos y velarios y otras donaciones periódicas o puntuales que de manera voluntaria realicen los fieles).

Esta partida supone una cantidad media de 388.450 euros mensuales. Y teniendo en cuenta que el estado de alarma se va a alargar un mínimo de cuatro semanas, puede rondar esa cifra la que la Iglesia gaditana deje de ingresar ante el cierre de iglesias y la práctica desaparición de personas en las que se mantienen abiertas al culto. En este sentido, conviene recordar que la diócesis de Cádiz es de las pocas de España (apenas una decena) que a día de hoy mantiene el culto público en sus iglesias, que también siguen abiertas; a diferencia del resto de diócesis (alrededor de 60) que han decidido cerrar las iglesias hasta que no se normalice la situación.

A esta pérdida considerable se le une también la derivada de las visitas turísticas de la Catedral, cerrada a los visitantes –sólo abre al culto, especialmente el de los domingos– desde el pasado día 13. En este caso, hay que contabilizar que el Obispado ingresó la cantidad de 2.352.320,83 euros por este concepto, lo que equivale a una media de 196.026,73 euros mensuales de ingresos.

Teniendo en cuenta estos dos bloques de ingresos y el tiempo que a priori se va a mantener el estado de alarma (un mes ya), la Iglesia puede superar el medio millón de euros que, como mínimo, perderá de ingresos en estas horribles semanas del coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios