Cádiz

Iberocruceros reducirá el número de salidas desde el puerto de Cádiz en 2011

  • Aún mantiene abierto su catálogo para el año que viene aunque todo indica que realizará aquí 16 embarques en vez de 19 · Estudia también incorporar Lisboa de camino hacia Vigo para evitar una travesía tan larga

La compañía Iberocruceros mantiene aún abierto su catálogo para el año que viene. Quiere rematar el buen año que han vivido este 2010. Es por ello que no quieren dejar ningún detalle a la suerte y, a su vez, trabajan por recoger todas las recomendaciones que los propios "iberocruceristas" han ido comunicando tras sus veraniegas experiencias con esta empresa que dirige Alfredo Serrano.

Por eso, pocos detalles ya cerrados y todo indica a que el próximo 27 de septiembre, cuando Serrano venga a Cádiz a recoger el premio a la promoción turística que le ha otorgado recientemente el Ayuntamiento de Cádiz, se destapará la caja de los secretos.

Hoy, el puerto de Cádiz vivirá el último de los 19 embarques que el Grand Voyager ha protagonizado desde el puerto de Cádiz. El próximo lunes 13, los gaditanos que hoy embarquen en el buque de 180 metros de eslora bajarán. Y ya nadie se subirá en Cádiz hasta 2011. El martes, 14 de septiembre, llegará a Vigo donde se pondrá fin a la aventura atlántica que ha mantenido unidas a Vigo y Cádiz en un mismo proyecto marítimo. Ese día, el Grand Voyager iniciará un minicrucero que saldrá de Vigo y recorrerá la portuguesa Portimao y la vecina Casablanca, para "morir" en Málaga, en cuyo puerto acampará hasta el 15 de octubre. En ese período, Iberocruceros tiene ya comprometidos varias mini rutas a muy buen precio que harán Málaga-Portimao-Casablanca-Málaga.

Pero en lo que respecta a Cádiz, el próximo 13 de septiembre, el Grand Voyager se despedirá hasta 2011, que será cuando ponga en práctica ese nuevo catálogo que reporta varios e importantes cambios. Por fin parece que Iberocruceros deja de un lado la idea de cambiar el Grand Voyager por el Grand Mistral para su aventura Atlántica a pesar de que los viajeros que han disfrutado de la ruta coinciden en que es un barco muy pequeño para una ruta de tantos kilómetros, tantos como los que une Cádiz con Vigo. El problema no es tanto su tamaño como su inestabilidad, que provoca que el camino entre la ciudad olívica y la gaditana sea más movido de lo deseado, provocando el consiguiente y casi inevitable mareo entre los usuarios.

En resumen, el Grand Voyager será de nuevo el buque que Iberocruceros mantiene en su idilio con Cádiz. En segundo lugar, la noticia algo más gris que consiste en la disminución del número de salidas desde Cádiz. Si este año ha protagonizado 19, en 2011 serán sólo 16, tres menos, lo que redundará en que el balance final de usuarios sea cuantiosamente menor. En ese aspecto, a grosso modo, se puede calcular, puesto que ni este extremo lo confirma tampoco la compañía, que en cada trayecto se embarcaron en Cádiz unas 400 personas. Eso multiplicado por 19 da un resultado aproximado de unos 7.000 usuarios, los que dieron forma a un puerto de Cádiz convertido ahora, gracias a Iberocruceros y MSC, en puerto base parcial.

Sobre si sigue saliendo los lunes, otra incógnita que se resiste. La idea que parece tomar forma ya es la de que sean los sábados en vez de los lunes. Pero está por ver.

En cuanto a la ruta, el Atlántico seguirá siendo la idea a explotar a pesar de que los usuarios en general siguen prefiriendo el Mediterráneo para los cruceros. Pero cierto es que Iberocruceros sabe explotar lo mejor del Atlántico. Este año, el recorrido fue Cádiz-Vigo-Madeira-Santa Cruz-Arrecife-Casablanca-Cádiz. Tiemblan la escala de Santa Cruz que podría desaparecer del itinerario, y Casablanca podría ser sustituido por Tánger. Otra idea es cambiar Arrecife (Lanzarote) por Agadir. Y fundamental, la inteligente idea de insertar Lisboa a mitad de camino en la ruta entre Cádiz y Vigo. Este punto, que realmente sustituiría la parada en Santa Cruz de Tenerife, evitaría la larguísima navegación que exige la unión marítima entre Cádiz y Vigo. Recordar que la gran velocidad del buque, uno de los más rápidos del mundo, con casi 28 nudos de velocidad, hace más llevadero el trayecto a pesar de los inevitables y criticados vaivenes del Atlántico.

Los 16 viajes darán comienzo el 13 de junio de 2011 y terminarán, al igual que este año, en septiembre. Para aquel entonces, el plan de Rafael Barra, presidente del puerto de Cádiz, es tener lista la ampliación de la nueva terminal de cruceros, cuya superficie se verá duplicada, lo que hará más cómodos los embarques y desembarques de viajeros.

El caso es que Iberocruceros destaca el altísimo grado de satisfacción de aquellos que han cubierto la ruta atlántica con el Grand Voyager. Lo mejor, la animación, el servicio de a bordo, y el precio de los viajes, lo peor la poca estabilidad del buque y paradas como las de Casablanca. Pero Iberocruceros trabaja ya en asentar lo bueno y modificar lo malo. El resultado lo sabremos de aquí a final de este mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios