Economía

El 21% de IVA asfixia a las peluquerías

  • Los establecimientos del sector cierran sus puertas para exigir una reducción hasta el 10%

Concentración de propietarios y profesionales de peluquerías este martes en la plaza de San Antonio. Concentración de propietarios y profesionales de peluquerías este martes en la plaza de San Antonio.

Concentración de propietarios y profesionales de peluquerías este martes en la plaza de San Antonio. / Julio González

Un buen número de propietarios de peluquerías y salones de estética de la provincia gaditana han cerrado esta martes sus negocios para concentrarse, en compañía también de muchos trabajadores, en la plaza de San Antonio de la capital para reclamar al Gobierno una bajada del IVA en el sector, gravado con un 21 por ciento desde 2012, lo que consideran un enorme obstáculo para la pervivencia de sus establecimientos en estos tiempos de crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus.

Esto ha llevado a casi 200 personas a manifestarse de manera silenciosa y con ropa negra, el color que ven para sus futuros en el caso de persistir el “abusivo” impuesto. La concentración se ha realizado en más de 20 ciudades de España convocada por una plataforma a modo de grupo de Facebook llamada Creer en nosotros. La portavoz en la provincia, Isabel Menjíbar, recordaba que el sector realiza trabajos de primera necesidad, “pero con este impuesto del 21 por ciento, que nos lo subieron en 2012 cuando pagábamos un 8 por ciento”. Añadía que “ocho años después seguimos con este alto IVA, que en estos tiempos es insostenible, con menos trabajo a causa de la epidemia. Con los salones trabajando al 50 por ciento para preservar las distancias entre clientes”.

A juicio de Menjíbar “bajar el IVA supondría un desahogo para este sector después de tener que realizar despidos masivos y cierres de salones”. En muchos casos “están trabajando solo los autónomos, los dueños de los salones, porque no se pueden permitir contratar a gente”. Estimaba que en la provincia de Cádiz “han cerrado entre un 20 y un 30 por ciento de negocios. Y entre tres y cuatro salones al día en España”.

Apuntaba Menjíbar a modo ilustrativo que “en 2012 cobrábamos 10 euros por un peinado y Hacienda se llevaba un 8 por ciento. Ocho años después cobramos lo mismo, porque con la crisis no podemos subir más, y Hacienda se lleva el 21 por ciento”. Además, incidía en destacar que los problemas en este sector provocan mayoritariamente un desempleo femenino.

Begoña Camacho, del Salón Begoña, en la plaza del Mentidero de Cádiz, exponía la situación del sector. “La gente no va a la peluquería como antes. Si no salen a la calle o a alguna celebración, no les merece la pena arreglarse el pelo”, argumentaba. Y es que las bodas, bautizos y comuniones “han sido contadas y con restricciones de aforo. Y en cada familia hay apuros económicos, y recortan en gastos de peluquería antes que en otros”. Aseguró que solo hubo un respiro tras el confinamiento: “En la desescalada hubo trabajo porque había mucha necesidad de arreglarse el pelo, pero a partir de junio ha habido muy poco trabajo”.

Los propietarios de peluquerías y salones de estética solicitan al Gobierno de Pedro Sánchez una disminución del IVA hasta el 10 por ciento, después de que el ejecutivo de Mariano Rajoy lo incrementase en 2012 de un 8 a un 21 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios