Consecuencias del coronavirus en Cádiz El Hotel Atlántico de Cádiz abre sus cocinas a los más necesitados

  • Empleados del Parador de Cádiz colaboran de forma altruista cocinando hasta 600 menús esta semana

  • La comida la recogen los voluntarios de Cruz Roja y la distribuyen entre personas y familias necesitadas de la ciudad dentro de la iniciativa Cruz Roja Responde

Voluntarios de Cruz Roja y personal de Parador Hotel Atlántico, cargados con los menús Voluntarios de Cruz Roja y personal de Parador Hotel Atlántico,  cargados con los menús

Voluntarios de Cruz Roja y personal de Parador Hotel Atlántico, cargados con los menús / Julio González (Cádiz)

Hoy el Hotel Parador Atlántico no olía a turistas. Sus olores a crema bronceadora y a cloro de piscina tardarán aún en recuperar su pulso normal en este emblemático establecimiento hotelero de la capital.

Hoy, la totalidad de los empleados de sus fogones tenían la mente en otra cosas, en otro tipo de clientes. Ahora sus destinatarios no son ni alemanes, ni ingleses, ni madrileños ni vascos, sino que van a ser las propias familias gaditanas que por la crisis provocada por el coronavirus se han visto en la necesidad de acurdir a quien saben que no les va a fallar, a Cruz Roja. En palabras de la presidenta provincial de esta entidad benéfica, Rosario García Palacios, "las personas se acercan a nosotros porque saben que el chaleco de Cruz Roja les aporta seguridad".

En el hotel se respiraba un contraste brutal entre la imagen del hall de entrada del establecimiento con todo su mobiliario cubierto de sábanas con el ruido y la alegría que desprendían sus cocinas. El director del Parador de Cádiz, Eduardo Oriola, contaba con gran orgullo la respuesta que había obtenido por parte de los empleados de cocina, que acogieron en todo momento este reto con ganas de ayudar.

El director del Hotel Atlántico junto a una parte de la plantilla que ha colaborado en este evento de la mano de Cruz Roja El director del Hotel Atlántico junto a una parte de la plantilla que ha colaborado en este evento de la mano de Cruz Roja

El director del Hotel Atlántico junto a una parte de la plantilla que ha colaborado en este evento de la mano de Cruz Roja / Julio González (Cádiz)

Y hoy se trataba de eso, de ayudar. Sobre las doce de mañana hicieron su aparición varias furgonetas de Cruz Roja para llevarse los 200 menús que se habían preparado en un fogón en el que llevaba su voz cantante el jefe de cocina del Parador Hotel Atlántico, Antonio Moya.

Moya hizo una pequeña pausa en esta ajetreada mañana para atender a Diario de Cádiz y para destacar que los menús que este miércoles elaboraban llevaban como plato principal la solidaridad, seguido de un segudo plato de ganas de ayudar y postre de ilusión por llegar al que realmente lo necesita.

El jefe de cocina del Atlántico describe que los menús son de la cocina tradicional andaluza y, sobre todo, están enfocados a la cocina gaditana. "Son menús de alto valor nutritivo, tienen proteínas, hidratos de carbono, son menús muy saludables y con un alto valor nutricional", según destaca Antonio Moya. Son primeros y segundos platos y un postre de fruta donada por El Corte Inglés.

Este miércoles todo el mundo se remangó para ayudar en esta causa solidaria Este miércoles todo el mundo se remangó para ayudar en esta causa solidaria

Este miércoles todo el mundo se remangó para ayudar en esta causa solidaria / Julio González (Cádiz)

Todos los menús que este miércoles salían de las cocinas del Atlánticos iban en soportes cerrados herméticamente  y con todas las normas sanitarias que exigen la situación, "ahora más extremadas que nunca". Moya volvió a tener unas palabras de elogio hacia su plantilla que "ha querido reaccionar de manera voluntaria con lo que mejor sabemos hacer que es cocinar".

Pero hoy el cliente no era un turista sino que eran conscientes de que los menús iban destinados a familias, con niños y mayores incluidos, que dependen estas semanas de acciones como las llevadas a cabo en esta ocasión por Paradores, en colaboración con Cruz Roja y El Corte Inglés. Pero Antonio Moya admite que "para nosotros es igual cocinar para alguien que se siente en las mesas de nuestro hotel que para los "clientes" que hoy tenemos. Al final el cariño que ponemos es el mismo y, al final, de lo que se trata es de ayudar e intentar que la gente pase un buen rato aprovechando la buena cocina que ofrecen nuestros paradores". "Hoy nuestros clientes son nuestros vecinos", asevera con gusto Moya.

Eduardo Oriola, director del Parador de Cádiz, niega categóricamente que esta iniciativa responda a una cuestión de imagen. "Para nada. El día 17 de marzo ya sacamos todos los productos que teníamos aquí para comedores sociales de Cádiz. No es una cuestión de imagen sino que Paradores es consciente de que la situación social es complicada". Oriola advierte que la desescalada que se está programando para los próximos dos meses será también complicada y irá agravando en el tiempo, "de ahí la intención de seguir un par de semanas más con esta iniciativa. Era nuestra obligación".

La iniciativa por parte de Paradores parte del momento en el que el Estado de Alarma exige el cierre de los hoteles, de manera que se encontraron de repente con una enorme cantidad de productos en sus frigoríficos, contenedores y almacenes, muchos de ellos perecederos que podían caducar. De ahí que se pusieran en contacto con varias entidades locales y con Cruz Roja para que canalizaran esos productos antes de que empezaran a perder propiedades.

Esa fue la primera iniciativa allá por el 16-17 de marzo. Y este miércoles salían en los furgones de la Cruz Roja un total de 200 menús y el viernes ya han planeado la salida de otros 400. Y ya están cerrando planes con los proveedores para las próximas dos semanas para poder ofrecer otros 1.200 menús más. "El personal sigue dispuesto a ayudar, así que para adelante".

Por su parte, Rosario García Palacios, presidenta Provincial de Cruz Roja Española en Cádiz, destacó las muestras de solidaridad que estaban recibiendo por parte de empresas gaditanas como el Parador Hotel Atlántico de Cádiz.

En cuanto a la ciudadanía, García Palacios destacó como estos días se estaba encontrando con situaciones que no dejan de sorprenderle. "A lo mejor llamamos a una familia para ver si necesitan algo y terminan ofreciéndonos ellos algo a nosotros en forma de ánimo o de voluntariado. Es una especie de efecto búmeran. Llamas para ofrecer ayuda y te agradecen la llamada ofreciéndote su solidaridad"

Pero esta crisis tremenda no ha cogido desprevenida a Cruz Roja. Su presidencia provincial destaca que la entidad que ella representa en Cádiz ha hecho estos días el mayor despliegue de sus 150 años de historia en cuanto al despliegue de recursos humanos y en cuanto al voluntariado que se ha movilizado. "Ha sido increíble y creo que a Cruz Roja no le ha cogido con el pie cambiado porque tiene a sus espaldas muchas experiencias de emergencias a nivel internacional. Siempre han colaborado en situaciones de emergencia y ese aprendizaje ya lo teníamos y nos ha venido muy bien a la hora de gestionar esta crisis".

Le faltan palabras a Rosario García para hablar del voluntariado, ya que "estamos haciendo lo que estamos haciendo gracias a ellos". De hecho, en la provincia de Cádiz, el número habitual de voluntariado activo es de unas 390 personas y ahora, durante la crisis, han aumentado hasta llegar a los 790. "Y esos son los activos porque ahora existe otra modalidad que son los voluntarios digitales que son personas que ayudan, sobre todo a través de las plataformas y redes sociales a dar a conocer determinadas gestiones".

Con acciones como las que ahora ha llevado a cabo Paradores, les ayudan a sobrellevar la situación que ahora viven en primera persona. La presidenta de Cruz Roja en Cadiz cuenta que el 60% de las llamadas que se recibían a fecha de 4 de abril, al inicio de la crisis, eran para pedir bienes de primera necesidad, otras eran para hacerse voluntariado y otras por otras cuestiones variadas. Pero justo este lunes pasado se hizo un nuevo muestreo y ahora el  80% de las llamadas son las que piden esos bienes de primera necesidad, lo que viene a demostrar el camino que ha trazado la crisis de coronavirus en Cádiz.

Nuevos perfiles de usuarios

A su vez, Rosario García destaca que Cruz Roja ha detectado en esta dos semanas nuevos perfiles entre los solicitantes de ayuda. "No sólo son los usuarios habituales sino que hemos tenido que dar de alta a usuarios con un perfil muy distihnto. Son personas que tenían sus ahorrillos y ahora han dejado de cobrar sus nóminas por cierres o por algún Erte y se han visto a acudir a Cruz Roja".

A esto añade la presidenta de Cádiz que Cruz Roja está ya preparada "para la que se avecina". De hecho, después de la fase activa en la que ahora se encuentran de Cruz Roja Responde, ya se está planificando otra que entrará en funcionamiento a finales de este mes diseñada exclusivamente para la recuperación. La normalidad va a tardar y tenemos ya un plan específico afrontar esta situación".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios