Contenido patrocinado

El Grupo Médico López Cano equipa sus instalaciones con tecnología para el diagnóstico de personas con vértigo

  • La Unidad de Vértigo y Equilibrio del Grupo Médico López Cano da solución a todos aquellos pacientes sin diagnóstico en sus problemas vestibulares y del equilibrio.

El Grupo Médico López Cano equipa sus instalaciones con tecnología para el diagnóstico de personas con vértigo

El Grupo Médico López Cano equipa sus instalaciones con tecnología para el diagnóstico de personas con vértigo

Grupo Médico López Cano continúa a la cabeza de la medicina de vanguardia innovando dentro de la provincia, y junto a sus profesionales utilizando tecnología avanzada para el diagnóstico de patologías vestibulares en pacientes que, sin esta tecnología, no han podido recibir un diagnóstico adecuado de su problema.

El 23% de la población refiere algún problema relacionado con el vértigo o el desequilibrio, los pacientes acuden a consulta sin un diagnóstico definido después de infinidad de consultas médicas, así como con un tratamiento farmacológico que no consigue solucionar su problema, ni aliviar sus síntomas. Gracias a la Unidad de Vértigo del Grupo Médico López Cano, el paciente tiene acceso a la atención de profesionales especializados en el diagnóstico y tratamiento de este, los cuales manejarán tecnología que permite cuantificar los síntomas y establecer el protocolo adecuado para el abordaje de estas.

Los protocolos diagnósticos realizados dentro de dicha unidad se realizan lo más pronto posible desde que el paciente acude a consulta, enfocándose en mejorar los síntomas, y adaptándose a las características sensoriales, motoras y cognitivas de cada paciente.

El personal, altamente cualificado, cuenta con una gran especialización en el manejo del material, así como una alta experiencia en el trato de pacientes con vértigo y equilibrio, lo cual se convierte en una herramienta esencial. El Grupo Médico López Cano siempre se ha caracterizado por dar máxima importancia al trabajo multidisciplinar y a la constante intercomunicación entre los distintos servicios, ya que dentro del mismo Centro, además del otorrinolaringólogo y fisioterapeutas, cuenta con la colaboración de una gran plantilla de médicos de atención primaria, urgencias y servicio de audiología. El Doctor Francisco Valdeón desde el área de otorrinolaringología será quien intervendrá en una primera fase diagnóstica dentro de la consulta contando con tecnología de vanguardia y derivando a su equipo en el caso que fuera necesario.

Para poder llevar a cabo este proceso, las instalaciones situadas en el edificio Astarté en las que Grupo Médico López Cano realiza su actividad, cuentan con un equipo de diagnóstico, compuesto por varios equipos informáticos que permiten valorar el estado del sistema vestibular del paciente, sistema, que hasta el momento era complejo de abordar debido a la situación del órgano en el cuerpo humano, sin necesidad de realizar técnicas invasivas, de sedación o anestesia.

El oído interno posee una gran influencia en el control del equilibrio, capacidades cognitivas, memoria, capacidad del paciente de fijar una imagen en la retina, así como de la movilidad involuntaria de los ojos (nistagmos), siendo esta última característica una de las bases que permitirá el diagnóstico dentro de la unidad. El nistagmo se define como un movimiento involuntario de los ojos que aparecerá de forma espontánea al movimiento de la cabeza y tras realizarse algún cambio postural. También puede provocarse a través de distintas pruebas estimulatorias, como las pruebas calóricas o el nistagmo inducido por la colocación de un dispositivo vibratorio en el cráneo de forma superficial, las cuales son indoloras e inocuas.

Pruebas. Pruebas.

Pruebas.

El Grupo Médico López Cano dispone de un equipo de videonistagmografía de última generación que podrá identificar a través de los movimientos involuntarios de los ojos del paciente el estado y la funcionalidad del sistema vestibular. Dicha prueba se realiza a través de la colocación de unas gafas con cámara orientada hacia uno o los dos ojos del paciente, capaz de identificar y cuantificar los movimientos oculares en la oscuridad a través de un sistema infrarrojo y observarlos en un monitor. Este sistema a su vez permite también solicitar al paciente que siga con la mirada ciertos estímulos luminosos, pudiendo registrar todos los movimientos reflejos y compensatorios que se debe realizar cuando el paciente mueve la cabeza.

Dentro de la unidad diagnóstica, además de prestar especial atención a los síntomas visuales del paciente, los profesionales encargados del diagnóstico evaluarán con gran especificidad el equilibrio y su calidad gracias a la plataforma de posturografía con la que cuentan.

Se trata de una plataforma de alta tecnología, la cual permite evaluar el equilibrio de los pacientes a través de un sistema de registro de presiones que ejerce el paciente en su base de sustentación cuando se encuentra sobre la superficie de dichas plataformas. Dicho dispositivo evalúa cómo el paciente realiza distintas tareas, su oscilación cuando se encuentra de pie, en un entorno móvil, con los ojos cerrados, su capacidad de caminar en línea recta….

Pruebas. Pruebas.

Pruebas.

El dispositivo, a su vez, introduce al paciente, a través de un sistema de realidad virtual inmersiva, en un ambiente que permite cuantificar con máxima exactitud el equilibrio de este, así como los desplazamientos de su centro de gravedad.

Una vez realizadas las pruebas y obtenido un diagnóstico, será el doctor quien decida derivar al paciente a rehabilitación vestibular, o bien derivarlo a otro profesional como por ejemplo el neurólogo en el caso de que fuera necesario, para poder proporcionarle el tratamiento más adecuado según los déficits cuantificados en sus pruebas diagnosticas.

Para más información o petición de cita, contacte a través del 628 792 067, teléfono directo de la Unidad de Vértigo, al 956 205 854 / 956 205 855 o bien a través de la cuenta de correo electrónico: vertigo@gmlopezcano.com. Si prefiere acudir personalmente, estamos ubicados en la Clínica Astarté (Avenida de la Ilustración, 6).