Gastronomía | Cádiz El freidor se mete en manteca

  • La popular taberna Casa Manteca del barrio de La Viña abre su esperado freidor tradicional

El nuevo freidor de Casa Manteca ya está abierto frente a la popular taberna, donde se puede comer el pescado que allí se compre o llevarlo para casa. El nuevo freidor de Casa Manteca ya está abierto frente a la popular taberna, donde se puede comer el pescado que allí se compre o llevarlo para casa.

El nuevo freidor de Casa Manteca ya está abierto frente a la popular taberna, donde se puede comer el pescado que allí se compre o llevarlo para casa. / J. M.

El sitio está “hasta las trancas”, como se dice en Cádiz en estos primeros días de apertura. Los papelones de pescado frito se alternan ahora en la esquina del Corralón de los Carros con San Félix con los papelones con los chicharrones “de los finos” de Paterna.

Los hermanos Ruiz Fabrellas abrieron el pasado 22 de diciembre su freidor. El sitio es tradicional, siguiendo la misma línea de la taberna. En la fachada del establecimiento, en la esquina, el nuevo sitio luce un letrero en hierro al estilo de los guardacantones que hay en algunas calles de Cádiz.

Lo han bautizado como “freidor”, nada de freiduría, ni como fried fish shop, como desgraciadamente han puesto a un establecimiento de frituras de pescado en El Puerto de Santa María, como si esto fuera Wisconsin y la pescadilla frita se sustituyera por perca del Misisipi.

Tienen cazón en adobo y chocos, que también hacen con harina sin gluten en otra freidora

La fachada es sencilla. Pared blanca, mármol en la parte de abajo y unas vistosas puertas de madera. El edificio alberga también apartamentos turísticos, el tipo de vivienda que ahora se estila en La Viña y que ha sustituido al “partidito”.

Dentro, las freidoras, un mostrador y poco más ya que el sitio es pequeño. La idea, señalan los hermanos Ruiz, es que la gente compre el pescado en cartuchos, al peso, y luego se lo coma en la taberna o se lo lleve a su casa, en la línea de los freidores tradicionales de Cádiz que siguen existiendo en la ciudad y que en los últimos años incluso se están expandiendo con la apertura de varios nuevos como el que ha abierto en el interior del mercado de abastos o el de Casa Sobrina, en la calle Nueva.

Hay las variedades habituales: el cazón en adobo, los chocos, pero también ha habido lugar para la innovación y para atender al creciente número de personas con intolerancias. Así, el pescado lo sirven, si se solicita, rebozado con harina sin gluten y luego frito en una freidora que tienen en exclusiva para ese uso para que así “no haya contaminación”.

En el exterior sí han situado alguna mesa alta para poder tomar el pescado. La idea es que el freidor complemente la taberna fundada por José Ruiz en el año 1953 y que se ha convertido en uno de los locales más famosos de la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios