Examen para Médico Interno Residente

Un MIR de infarto

  • La enorme dificultad de la prueba de este año ha sorprendido, en todo el país, tanto a los alumnos como a sus profesores

Un paso examen para las pruebas de MIR Un paso examen para las pruebas de MIR

Un paso examen para las pruebas de MIR / D. C.

"Ya os contaremos con calma, pero si pensáis que fue difícil, tenéis mucha razón. De lo más duro que hemos visto los últimos años".

Es el mensaje, por la redes sociales, de uno de los coordinadores de los equipos de especialistas que se han encargado de formar a una parte de los jóvenes que el pasado sábado se presentaron a las pruebas para obtener una plaza como Médico Interno Residente.

Un total de 15.475 aspirantes para ocupar 6.797 plazas en hospitales y centros sanitarios de todo el país. Todos llegaron al examen, algunos por segunda o tercera vez, con la lección bien aprendida: el MIR de 2018 fue especialmente complicado, por lo que no había que fiarse. Cuando salieron de la prueba, cinco horas más tarde, el nivel de frustración era histórico. Habían sufrido un examen "extraordinariamente difícil", el más complicado en años según reconocieron sus profesores.

El examen lo conforman 225 preguntas. Cada fallo resta en la búsqueda del número de cuestiones netas acertadas suficientes para conseguir la especialidad médica deseada por cada profesional (no es lo mismo Medicina de Familia que Oncología, por ejemplo). Ayer, el propio director de MIR Asturias, una de las grandes academias preparatorias junto a CTO, Jaime Baladrón, reconocía a este diario que él mismo había realizado el examen y que había sido más complicado del realizado en 2018.

El malestar, por ser suave, con el que salieron buena parte de los examinados coincide con la sorpresa de estas academias por el nivel de las preguntas.

"Todo apunta que ha sido un examen difícil, por lo que la puntuación será más baja", aunque al final pueda significar que la exigencia de respuestas netas para obtener la plaza deseada baje también, aclara Baladrón.

"La gente que se presenta a este examen está muy preparada, pero en esta ocasión han sido muchas más las preguntas con dificultad intermedia o preguntas muy complicadas, mientras que han bajado las fáciles o medio fáciles. Por eso ha sido una prueba complicada, compleja", reconoce Jaime Baladrón que resalta también el incremento en el número de "preguntas negativas", aquellas en las que se requiere saber qué es lo falso dentro de la cuestión.

Igualmente siguen en línea ascendente materias que hace años apenas se preguntaban en el MIR, como Oncología o Geriatría, entre otras.

Lo cierto es que todas las academias realizan, a lo largo de varios meses, exámenes para preparar a estos médicos recién licenciados. Pruebas más o menos intensas con las que les intentan preparar para la dureza del MIR. Sin embargo, las empresas consultadas reconocen que el listón lo situaron en la prueba de 2018, ya complicada pero lejos de lo que finalmente ha pasado este año.

En todo caso, Baladrón llama a la tranquilidad a los nuevos médicos. "Aunque las dificultades son numerosas, las sensaciones con las que pueden haber salido no tienen porque estar relacionadas con la nota que finalmente se saque", especialmente en el examen del pasado sábado, cuando todo hace prever un descenso en las netas medias.

En este sentido, en algunas de las academias que forman para esta prueba se incide en que la media de puntuación estaba en 140 netas, mientras que este año puede haber bajado hasta 110 netas.Este periódico trasladó ayer un cuestionario, relacionado con la dificultad del examen del pasado sábado, al Ministerio de Ciencias y Universidades. No hubo respuesta.

Lo cierto es que más allá del Ministerio nadie sabe quién elabora el cuestionario de este examen. Diversos departamentos médicos de hospitales de todo el país trasladan a Universidades posibles preguntas, pero la elección final queda en manos de Madrid.

En la madrugada de hoy el Ministerio tenía que publicar la plantilla con sus respuestas (hasta ahora sólo se disponían las respuestas confeccionadas por cada academia, con diferencia entre ellas). Antes del viernes se podrán presentar reclamaciones, que serán analizadas por una comisión clasificatoria el lunes 18. El 25 de este mes se conocerán los resultados provisionales que serán definitivos el 21 de marzo. Ya el 22 de abril se desarrollará en Madrid la elección de plazas. Y entre el 27 y el 28 de mayo los elegidos se incorporarán en sus nuevas plazas a lo largo de todo el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios