Hostelería

Un ‘Superbar’ con sumo gusto

  • Jose Otero y Rafael Butrón reabren un local con historia apostando por la comida, las copas y la música

  • ElTinte abre al mediodía y cierra de madrugada, con cocina ininterrumpida

Los socios y parte de la plantilla de ElTinte Superbar. Los socios y parte de la plantilla de ElTinte Superbar.

Los socios y parte de la plantilla de ElTinte Superbar. / Jesús Marín

Un nuevo proyecto hostelero ha iluminado en Callejón del Tinte. En un local que en los últimos años ha contado con varios nombres, con negocios que no han gozado de continuidad, Jose Otero y Rafael Butrón se han liado la manta a la cabeza para montar ElTinte Superbar, especializado en restauración, copas y música. Los socios han apostado por un tipo de establecimiento hostelero del que carece la zona. “Abrimos desde el mediodía hasta la madrugada, con cocina ininterrumpida”, indica Otero. La carta, “de fusión tirando a Cádiz”. Menús de mercado a 10,90 euros. “Recuperamos la coctelería”, añade. Dice que ha cumplido “el sueño de tener en Cádiz un bar con música. Surgió esta oportunidad y no me lo pensé. Encima, junto a la plaza de Mina, donde crecí. No podía dejarlo escapar”.

La oferta de comer y beber se complementa con música en directo. Rock, flamenco, DJ, tributos... para un público muy diverso los jueves, viernes y sábados. “Y empezando ya con las tardes de los domingos”, apunta Otero. “Como somos inquietos, no paramos de darle contenido”, explica Rafael Butrón mientras enseña las dependencias del bar, decoradas con sumo gusto por el gaditano José Andrés Pérez.

El nuevo negocio, muy luminoso, ha sido decorado por el gaditano José Andrés Pérez

“Hemos trabajado duro, pero ha sido bonito”. Otero ensalza las virtudes de la plantilla que labora en ElTinte. “Tenemos un equipazo”, advierte. 17 empleados para cubrir todas las horas. Entre ellos, el jefe de cocina, Daniel Ogalla, que ha trabajado con Mauro Barreiro y Martín Berasategui. Y Lu Ceballos, jefa de sala, y sumiller, que estuvo con el Cenador de Amós en Cantabria, de dos estrellas Michelín, o el Abades Triana de Sevilla.

El Superbar ha caído de pie en la zona. “Tenemos buena onda con el barrio. Es importante no molestar”, aclara Otero. Dice que los primeros comentarios en internet han sido “muy buenos” desde la apertura, acaecida el 1 de agosto. Ahora queda lo más difícil: mantenerse.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios