Balance de la Iglesia 2019

La Diócesis de Cádiz y Ceuta gestiona 150 centros asistenciales que atendieron en 2019 a más de 37.500 personas

  • Esta labor supone casi el 18% de los gastos económicos del Obispado

Personas sin hogar en las Bóvedas de Santa Elena, en una imagen reciente.

Personas sin hogar en las Bóvedas de Santa Elena, en una imagen reciente. / Lourdes de Vicente

Hasta centenar y medio de centros suma en la actualidad la Diócesis de Cádiz y Ceuta en los que desarrolla su actividad asistencial y su atención a las personas con más necesidades. Estos centros se reparten por toda la diócesis y atienden una amplia variedad de servicios y atenciones, que además han ido en aumento en los últimos años.

El mayor número de centros son los destinados a mitigar la pobreza, habitualmente gestionados por Cáritas (con la existencia de un equipo en prácticamente todas las parroquias de la diócesis). 108, en concreto, suma la diócesis, con una atención que en 2019 llegó hasta las 22.762 personas que llamaron a estas puertas en busca de ayuda.

A partir de ahí, los servicios se especializan en las necesidades más concretas. Como la atención a emigrantes, refugiados y prófugos, que se reparte en una decena de sedes por las que pasaron 10.379 personas el pasado año; la atención a menores y jóvenes y centros para la tutela de la infancia, de los que hay ocho en Cádiz y Ceuta en el que fueron acogidos 356 personas; o casas para ancianos, enfermos crónicos y discapacitados, que suman un total de nueve y en la que se atendió a 838 personas que necesitaban de estos servicios.

También cuenta el Obispado con una decena de centros para la promoción del trabajo, de los cuales se beneficiaron en 2019 un total de 1.173 personas; dos centros más para la promoción de la mujer, especialmente las víctimas de violencia de género, que atendieron el pasado año a 217 mujeres; y tres ambulatorios y dispensarios que ofrecieron atención a 101 personas más.

Otros servicios que atiende la Iglesia en Cádiz es la asesoría jurídica de personas, para la que tiene establecidos dos centros por los que pasaron en 2019 un total de 1.390 personas; y cuatro consultorios familiares y para la defensa de la familia y de la vida, donde se atendió a 334 personas.

Todo ello forma parte de esa labor asistencial y caritativa que el pasado año superó los dos millones y euros de inversión, la tercera partida de mayor cuantía por detrás de la conservación del patrimonio y la retribución a la plantilla de trabajadores que depende del Obispado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios