Cádiz

Desescalada Cádiz: ¿Qué se puede y no se puede hacer en las playas de Cádiz?

  • Estas son las normas que se deben cumplir en la Caleta, Santa María, la Victoria y Cortadura

La cartelería con las medidas que se están colocando en los accesos a las playas de Cádiz. La cartelería con las medidas que se están colocando en los accesos a las playas de Cádiz.

La cartelería con las medidas que se están colocando en los accesos a las playas de Cádiz. / Lourdes de Vicente

Las playas de Cádiz ya están abiertas al baño. Por fin se puede acudir a ellas no solo a pasear, sino que podemos pasar un rato y disfrutar de nuestro mayor paraíso, siempre y cuando seamos prudentes y adoptemos todas las medidas de seguridad que establece el plan de contingencia elaborado por el Ayuntamiento de Cádiz.

Pero, ¿qué se puede y qué no se puede hacer exactamente? Aparte de mantener la distancia social cuando se acude con no convivientes -de lo contrario hay que usar mascarilla-, resolvemos algunas de las dudas más comunes que surgen a los gaditanos.

  • Juegos de pelotas:

No hay una estampa más típica que jugar a las palas o a la pelota en la playa, pero ahora todo cambia. Según establece dicho plan de contingencia, se prohíben los juegos de pelota en la franja de seis metros respecto a la línea de pleamar y nunca pueden realizarse ni en la orilla ni en el mar. En cambio, fuentes municipales afirman que se puede jugar en los lugares habilitados para ello, es decir, la zona destinada para voley-playa, fútbol-playa y otras zonas para la práctica de deporte.

  • Colchonetas, cubos y palas:

El plan también establece que está prohibido todo tipo de colchonetas y útiles recreativos. Si bien, los pequeños pueden llevar sus juguetes tipo cubos y palas, siempre y cuando no los compartan, y los usen dentro de su parcela.

  • La práctica de surf

Puede hacerse surf en las zonas balizadas para ello. En estas áreas se permiten tablas de surf, windsurf, kitesurf, tablas de bodyboard y paddle board que se empleen en dichos canales náuticos.

  • Medidas para los bañistas

Para darse un baño se debe respetar una distancia de dos metros entre bañistas, que pueden quitarse la mascarilla del rostro para este fin por el tiempo estrictamente necesario. Para un mayor control de los baños de menores de 14 años, deberán bañarse acompañados de un adulto para que éste supervise el mantenimiento de la distancia física. Está prohibido bañarse con colchonetas y útiles recreativos. 

  • Lugares de paso

El plan de contingencia establece un pasillo de seguridad de seis metros respecto a la línea de pleamar para permitir el paseo y libre tránsito a la orilla del mar, por lo que no se podrá instalarse en esa zona para permanecer en la playa. Igualmente, hay una franja de dos metros de seguridad respecto a las principales zonas de estancia y paso.

  • Uso de baños y aseos

Los módulos de servicios tan sólo funcionarán como aseo, con uno por género. Quedan clausurados servicios de duchas, vestuarios y taquillas. Se controlará el acceso a los aseos, y sólo se podrá hacer uso de ellos si la persona usuaria tiene puesta mascarilla o pantalla. A cada aseo podrá entrar por turno una sola persona, salvo que necesite ser acompañada por un cuidador (menores 12 años o personas con diversidad funcional). Tras cada turno serán limpiados.

  • Fuentes, duchas y lavapiés

Este verano no se instalarán fuentes de agua potable, ni duchas, ni lavapiés al tratarse de superficies de contacto y alta frecuencia de uso, y cuyo uso genera una aglomeración significativa de personas usuarias.

  • Asistencia en el botiquín

Las personas que accedan a los botiquines dejarán los objetos que porten a la entrada del botiquín y, si es necesario que entre con alguno de ellos, será desinfectado. La limpieza y desinfección de los botiquines se hará en profundidad al menos tres veces al día. En las torres de vigilancia se habilitará gel hidroalcohólico y solución desinfectante.

  • Control del aforo

El aforo de las playas será controlado, por lo que se regulará el acceso a las mismas. Además, habrá itinerarios cuando sea posible con zonas de espera y paso. Cuando las playas estén al 80 de su capacidad, se anunciará por megafonía y se restringirá el paso a esa zona. Si la situación se convierte en extrema, se desalojará la playa. 

Para evitar situaciones incómodas, se difundirá una previsión de días y horarios en los que las condiciones de la marea puedan resultar más desfavorables y se difundirá cartelería informativa. 

Estas tareas de control las efectuará la Policía Local, Protección Civil Cádiz y el grupo de 58 auxiliares contratados por la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios