Cádiz

Desalojan a una pareja de una casa en la calle Rosario

  • Aseguran que días atrás intentaron pagar el dinero que debían, "pero la dueña quería echarnos"

La pareja formada por José Manuel Natividad y Soraya González fue desalojada en la mañana de ayer de la vivienda en la que llevaban residiendo aproximadamente dos años en régimen de arrendamiento. Por orden del Juzgado de Instancia número 2 de Cádiz y como consecuencia del impago del alquiler, ambos tuvieron que abandonar la casa situada en el número 20 de la calle Rosario.

Diez agentes de la Policía Nacional y el secretario del juzgado acudieron al domicilio sobre las nueve y media de la mañana para informarles de que tenían media hora para marcharse de la finca. Fue el mes pasado cuando recibieron la notificación del desahucio, y Soraya González remitió la semana pasada una solicitud de audiencia con carácter de urgencia al alcalde de la ciudad, José María González, para explicarle su delicada situación y pedirle ayuda. No obstante, la pareja aseguraba ayer que no han obtenido respuesta.

José Manuel lamentaba lo sucedido "justo en el día en el que cumplo 44 años", y aunque reconoció que debían dinero a la propietaria de la vivienda aseguró que días atrás acudieron a la inmobiliaria para zanjar la deuda "pero no nos quisieron coger los 1.300 euros porque lo que quería la dueña era echarnos". "A ver qué hacemos ahora mi mujer y yo, que nos vemos en la calle...".

Ayer acudieron al albergue municipal situado en la plaza Macías Retes, y en él podrán permanecer un máximo de tres días. "A ver si alguien nos ayuda o surge un milagro, porque no sé qué vamos a hacer ahora... Yo sólo dispongo de una ayuda de 426 euros. Eso sí, la luz y el agua la llevamos al día", resaltó.

El afectado agradeció el apoyo recibido por parte de Cruz Roja durante el tiempo que él estuvo en la cárcel por vender pescado y dejó, por tanto, de percibir la ayuda. "En Procasa nos dijeron que el caso de desahucio se podía dar por nulo porque cuando se celebró el juicio yo estaba preso, pero presenté un papel explicando la situación. En el Juzgado número 2 dicen que ese papel se ha extraviado, pero yo tengo la copia. Se ha formado un gran embrollo y nosotros nos estamos volviendo locos".

Natividad también lamentó no haber recibido ayer el apoyo de la Delegación municipal de Asuntos Sociales. "Nadie ha venido a vernos ni nadie se ha preocupado por nosotros. Ni de Asuntos Sociales ni de ningún lado". Asimismo, se quejó del trato recibido por parte de algunos de los agentes policiales, "que se colaron dentro de la casa, hasta la cocina, cuando teníamos media hora para marcharnos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios