Cádiz

Crecer a base de rellenos

Es difícil imaginar cómo en poco más de medio kilómetro cuadrado de extensión llegaron a vivir cerca de cien mil personas. No es por ello de extrañar que Cádiz reclamase durante más de un siglo el derribo de las murallas que constreñían su crecimiento y que, a partir del lento inicio del derribo de esta, comenzase una expansión por los terrenos de extramuros. Sin embargo, el término urbano seguía siendo extremadamente reducido por lo que había que plantearse medidas más radicales: rellenar en aguas de la bahía en busca de suelo.

El penúltimo ejemplo ha sido el nuevo muelle de contenedores que ahora comienza a construirse y que en una primera fase va a ocupar una superficie, producto del relleno, de 220.000 metros cuadrados, cifra que puede crecer hasta un total de 380.000 metros cuadrados si se completa la segunda fase, más allá de 2015.

En todo caso, no será la mayor operación en materia de relleno ejecutada en Puerta del Tierra. La Zona Franca sigue ostentando el primer puesto, con más de medio millón de metros cuadrados de extensión. Y pudo haber sido más si se llega a culminar el proyecto inicial.

En 1948 la firma del Protocolo Franco-Perón propició la construcción en Cádiz de dos zonas francas, una denominada 'Internacional' y otra que debía ser gestionada por el gobierno de Buenos Aires y que, por ello, se llamaría 'Argentina'. Entre ambas, el suelo a rellenar se acercaba al millón y medio de metros cuadrados, desde Puntales hasta el límite del término municipal con San Fernando. Un terreno lo suficientemente amplio como para duplicar la entonces extensión de la propia capital. Varios kilómetros de muelles, terrenos para todo tipo de fábricas e incluso un barrio con capacidad para más de ocho mil vecinos, completaban un proyecto que en su versión argentina nunca se ejecutó y que limitó los planes iniciales en el caso de la Zona Franca 'nacional'. Aún así, el terreno ganado al mar, donde hoy se levanta el Consorcio y el complejo tabaquero, ha sido con mucho el mayor relleno ejecutado en la ciudad. Fue ésta una operación muy complicada. El dragado se realizó en una época de importantes necesidades económicas para España y sin la tecnología adecuada.

Tras el mismo aparece la operación de relleno del polígono de Los Corrales que se autoriza en 1957 y que ejecuta Dragados y Construcciones. La ciudad ganará 430.000 metros cuadrados de superficie. Sobre este terreno el Ministerio de la Vivienda construirá una barriada residencial "de tipo medio, que albergue a los obreros y técnicos de industrias próximas" con un millar de pisos. Inicialmente se le impuso 'barriada Arrese', en homenaje al entonces titular del Ministerio, el falangista José Luis Arrese. Al caer éste en desgracia, la denominación del barrio cambia para ser conocida como 'Las mil viviendas'. Finalmente, desde mediados de los sesenta, cambiará de nombre y llevará en de Barriada de La Paz, conmemorando los '25 años de paz' que el régimen franquista celebró por todo lo alto en 1964.

A este relleno se le unió, hace apenas unos años, el realizado para facilitar la conexión de los barrios de Puntales y La Paz. Unos 30.000 metros cuadrados más de suelo hoy ocupado por un flamante paseo marítimo. Y muy cercano, una ocupación marítima mínima: la realizada para poner la 'pata' del segundo puente sobre la Bahía.

El mismo puerto de Cádiz ha crecido mediante rellenos, como los efectuados hace unas décadas para crear el muelle de contenedores Reina Sofía, o el más reciente para la ampliación del Marqués de Comillas y el mismo muelle Ciudad, ampliado en la década de los cuarenta del pasado siglo. También la factoría naval gaditana se levanta sobre terrenos de relleno, que se extienden al mismo barrio de Astilleros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios