Cádiz

El Centro de Interpretación del Doce en Cádiz lleva ya dos años con las puertas cerradas

  • La Junta acusa a la gestión del PSOE y prepara un nuevo pliego de condiciones para reabrirlo

Interior del Centro de Interpretación del Doce, actualmente cerrado.

Interior del Centro de Interpretación del Doce, actualmente cerrado. / Jesús Marín

El que iba a convertirse en uno de los legados del Bicentenario de la Constitución de 1812, el Centro de Interpretación, se ha convertido en otro ejemplo más del desinterés de las administraciones por este acontecimiento histórico y por la propia ciudad.

El complejo se ubicó finalmente en un edificio anexo al Oratorio de San Felipe Neri. El proyecto original fue mermando en el tiempo, desde la creación inicial de un Centro del Constitucionalismo (englobando varios edificios en la zona de la calle Santa Inés), pasando por el Faro de las Libertades y un museo que recopilase todo lo mostrado en 2012, hasta finalmente quedarse constreñido a los 741 metros cuadrados de este edificio.

Dividido en varias plantas, con una zona para el estudio de los archivos relacionados con la Constitución que nunca se puso en marcha, se apostó por un diseño visualmente moderno, claramente didáctico y dividido en cinco bloques temáticos. El centro conectaba con el Oratorio, donde se proyectaba un espectacular audiovisual en el que se contaba el desarrollo de los debates de la cortes.

El fracaso del centro fue evidente. Nunca se convirtió en una de las referencias culturales de la ciudad, como se vendió el día de su inauguración. Desde el principio las visitas fueron escasas. Hasta que acabó cerrando sus puertas.

Así, el Centro de Interpretación de 1812 está sin funcionamiento desde hace más de dos años, a lo que se le unió tiempo antes la eliminación de la proyección audiovisual en el Oratorio, tras la falta de entendimiento de la Junta y la Diócesis para mantener este proyecto.

Fuentes del gobierno regional indicaron a este diario que "actualmente estamos pendientes de la redacción de un nuevo pliego que permita su explotación y puesta en valor, debido a que la empresa que se encargaba de ello, no pudo prorrogar el contrato que venía desempeñando hasta la fecha al no poder asumir la gestión del mismo, por razones económicas ya que no era rentable. Esto se produjo poco antes del inicio de la pandemia".

Afirma la Junta que "esta situación viene derivada de la mala gestión de anteriores gobiernos andaluces (en la etapa del PSOE) ya que con motivo del bicentenario, la Junta rehabilito el Oratorio San Felipe Neri y recibió la cesión del edificio contiguo para su explotación durante 30 años con unas condiciones que han supuesto un lastre, como se demuestra con esta situación".

Dicho acuerdo le suponía a la administración andaluza un coste de 3 millones de euros por su alquiler durante tres décadas que sufragó en 8 anualidades de 375.000 cada una y ya pagadas.

"Ahora, este Gobierno de la Junta está trabajando para darle una solución y, como se ha indicado, plantea un nuevo pliego de condiciones para convertir este centro en un atractivo turístico de la ciudad y provincia", especifica un portavoz de la administración regional.

La Junta invirtió en la rehabilitación del Oratorio (templo que tenía graves problemas estructurales) y en la adaptación del Centro de Interpretación de 1812 más de 7,8 millones de euros de cara al Bicentenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios