Cádiz Una reunión con polémica entre los sindicatos y el gerente del Puerta del Mar

  • Los sindicatos del Hospital Puerta del Mar acusan al director gerente de descalificar a los enfermeros de Urgencias

  • El máximo responsable del centro cree que se han malinterpretado sus palabras

Zona de entrada a las Urgencias del Puerta del Mar habilitada durante el estado de alarma. Zona de entrada a las Urgencias del Puerta del Mar habilitada durante el estado de alarma.

Zona de entrada a las Urgencias del Puerta del Mar habilitada durante el estado de alarma. / Jesús Marín

La polémica rodea la última reunión convocada por el director gerente del Hospital Puerta del Mar, Sebastián Quintero, celebrada el pasado jueves 24 de septiembre para informar a los sindicatos sobre la situación de la pandemia de covid–19 en el centro. Según las organizaciones sindicales presentes, el máximo responsable del centro aprovechó este encuentro para "atacar" al personal de enfermería del Servicio de Urgencias, "que pocos días antes habían recogido firmas y denunciado públicamente la falta de personal en su servicio", detallan desde Autonomía Obrera y CGT.

Estos sindicatos lamentan que Quintero, "para recalcar lo pernicioso y falso de la denuncia de Urgencias", proyectara en la pantalla del salón de actos una imagen del responsable de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, con la frase "Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad", algo con lo que, en opinión de AO y CGT, "llamó a todo el personal de Urgencias mentirosos y, como máximo, vino a comparar abiertamente su denuncia con la repugnante propaganda nazi". Añaden que el gerente llegó a calificar las críticas de los enfermeros como "ataques a la sanidad pública".

Csif, por su parte, declara que "no nos parece de recibo que un director gerente, amparándose en su posición, se sirva de una sesión informativa sobre la situación del centro para 'pontificar' desde su púlpito, exhortando a las organizaciones sindicales presentes en cuanto a la manera correcta en que deben comportarse y actuar los legítimos representantes de los trabajadores, tratando de confundir lealtad con conformismo o inacción sindical".

Satse también ha mostrado su indignación por las palabras de Sebastián Quintero y asegura secundar los escritos realizados por el personal de enfermería de Urgencias denunciando falta de personal. Este sindicato indica que solicitó una reunión con el gerente junto a representantes de los trabajadores de Urgencias para explicar la situación que están viviendo estos profesionales, pero no ha recibido respuesta a su petición, por lo que vuelve a solicitarla de forma urgente.

Los propios enfermeros de Urgencias han expresado su "malestar e indignación por los descalificativos recibidos por parte del máximo responsable de nuestro hospital". Y sostienen que "en absoluto somos mentirosos, ni queremos manipular ni asustar a nadie". Aseguran que ellos defienden la sanidad pública, "pero lo hacemos de la mejor manera, trabajando y dejándonos la piel por nuestros pacientes y denunciando las veces que sea necesario cuando no disponemos de los medios que garanticen una atención de calidad". Por eso, dicen que "no vamos a tolerar que insinúe que somos inútiles, manipuladores ni mentirosos".

Ante esta situación, Csif exige "una rectificación inmediata" del gerente ante los trabajadores del Servicio de Urgencias, "con petición de disculpas por los exabruptos y salidas de tono del pasado jueves"; mientras que tanto el personal de enfermería de Urgencias como los sindicatos AO y CGT piden la dimisión de Sebastián Quintero.

Por su parte, el director gerente del hospital defiende que él solo dijo que se habían dado datos que no son verdad, sin nombrar a ningún trabajador, y que no ha insultado a nadie. En concreto, señala que se dijo que se estaban atendiendo de 20 a 30 pacientes por turno en las Urgencias Covid, cuando, según los datos que él tiene, la media de pacientes que se atendieron en agosto al día –no por turno– fue de entre 20 y 25. En cuanto a la plantilla que atiende las Urgencias Covid, asegura que había tres profesionales de enfermería cada jornada, con la excepción de alguna incidencia surgida ciertos días. En cualquier caso, anuncia que, cuando se ha podido, se ha reforzado la plantilla con un enfermero y un auxiliar más por turno y se va a evitar el trasvase de personal entre servicios. Añade que desde el 1 de septiembre no se ha podido contratar más personal porque la bolsa de enfermería estaba agotada, y si hay una mayor incidencia de covid, se contratará más personal. Así, insiste en que "no puedo tolerar que se den datos que no son verdad para meter miedo a la población".

Sebastián Quintero cree que se han malinterpretado y tergiversado sus declaraciones. Afirma que pidió lealtad a los trabajadores en el sentido de que si tienen un problema, que vayan directamente a hablar con él, que está dispuesto a dialogar con todos. Sostiene que si no se ha reunido con Satse es porque no le ha llegado su petición.

Sobre la foto que proyectó de Weber el jueves ante los sindicatos, manifiesta que "no me identifico con ese ser despreciable ni lo identifico con ningún profesional". Dice que sólo usó la imagen para reforzar la idea que quería transmitir de que no puede tolerar la mentira, pero insiste en que "no quise referirme a nadie concreto. Si se ha malinterpertado la idea que quería transmitir y alguien se ha ofendido, pido disculpas porque no era mi intención. Pero mantengo que con la mentira no se llega a ningún lado".

Expone que actualmente nos encontramos ante una de las crisis sanitarias y económicas más grandes de las últimas décadas y "si no nos enfrentamos a ella de forma leal o coordinada, va a ser complicado salir adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios