Cádiz

Cádiz crece gracias al puerto

  • 289.272 metros cuadrados liberados por la Autoridad Portuaria pasarán a manos de la ciudad para afianzar su desarrollo económico y social los próximos años

Cádiz crecerá en 300.000 metros cuadrados. No es un milagro, ni tampoco un nuevo relleno en aguas de la Bahía. Es el suelo que el nuevo Plan Estratégico del Puerto va a destinar a lo que desde la Autoridad Portuaria se denomina como "suelo de oportunidad" y que incluye como terrenos liberados que se destinarán a la nueva relación puerto-ciudad, que se quiere potenciar desde el nuevo Plan.

 

El documento está ya en su última fase de redacción, hasta el punto que se espera que esté terminado en cuestión de semanas. La vigencia será de ocho años y su propio desarrollo está ligado a dos grandes operaciones. Una, la apertura del nuevo muelle de contenedores y, otra, al propio Plan General de Ordenación Urbana.

 

"El actual Plan Estratégico se centró -recuerda José Luis Blanco, presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz-  en la especialización del conjunto de las dársenas en la Bahía (Cádiz, Zona Franca, Puerto Real y El Puerto); ahora, el nuevo documento se va a centralizar en consolidar esta propuesta de funcionamiento y en la relación entre el puerto y la ciudad como consecuencia de esta especialización, que va a generar grandes espacios".

 

El actual Plan de Ordenación Urbana, elaborado por el último gobierno municipal del PP, ya planteaba actuaciones en este suelo de oportunidades, pero la apuesta de la Autoridad Portuaria va más allá pues "debe de plantearse como un espacio de desarrollo económico. No debemos de preocuparnos solo de cómo se vive en Cádiz sino de qué se vive. Y aquí tenemos que dar respuesta a esa doble apuesta, porque es un espacio vital en ambos sentidos".

 

Una vez el documento se apruebe de forma definitiva, habrá que esperar a que se ponga en servicio la nueva terminal de contenedores para poder cerrar la antigua del muelle Reina Sofía, que aporta buena parte de los 289.272 metros cuadrados destinados a esta novedosa relación puerto-ciudad. Si se mantienen las previsiones de la administración portuaria, esta operación de mudanza podría concluir a mediados de 2017.

 

Ello permitirá, también, reordenar el espacio de los muelles Ciudad y Alfonso XIII consiguiendo una reclamación histórica de la propia capital y de su Ayuntamiento: la eliminación de la verja del muelle y la integración de algo más de unos  30.000 metros cuadrados en la trama urbana. 

 

El Plan dejará una zona de seguridad para los buques de pasaje que ocupará un estrecho pasillo que unirá ambos muelles, donde habitualmente atracan los cruceros que arriban a Cádiz. Este pasillo se separará del resto del muelle por una valla acristalada.

 

De esta forma el recinto aduanero del puerto de Cádiz, aquel que debe quedar protegido por una valla y donde no se podrá circular sin autorización previa, comenzará una vez pasada el actual acceso al muelle por la plaza de Sevilla y culminará en la frontera con los terrenos del astillero gaditano. Esta circunstancia va a provocar la eliminación de la puerta principal del puerto, radicada en la misma plaza, y se trasladará a la avenida de Astilleros por lo que, en la ampliación prevista para esta vía, será necesario construir una rotonda o instalar una red semafórica que facilite el acceso al suelo portuario.

 

Junto a la apertura del muelle a la fachada principal de la ciudad por el paseo de Canalejas, la gran operación pendiente se centra en la terminal Reina Sofía, en la Punta de San Felipe y en el paseo Pascual Pery. Un complejo inmenso en suelo e inmenso en posibilidades del que se viene hablando desde hace décadas, con multitud de proyectos puestos sobre la mesa sin que ninguno haya salido adelante, comenzando por la Ciudad del Mar, cuyo esqueleto es el claro ejemplo del fracaso de este terreno.

 

Para este terreno José Luis Blanco tiene claro que hay que diseñar operaciones que generen empleo y riqueza para la ciudad. Insiste en que además de cómo se vive en Cádiz hay que tener claro de qué se vive. E igualmente asume que en esta operación la participación de la iniciativa privada es esencial.

 

"Cádiz es una ciudad administrativa, turística, comercial y aquí debemos plantear ofertas que necesitan ampliarse, como sería la construcción de un gran hotel mirador de la Bahía, y de otros equipamientos de los que se adolece aquí y en el conjunto de nuestro entorno. No vamos a repetir lo que ya hay en la calle Ancha, sino proyectos nuevos para nosotros. Hay que sacar adelante proyectos que atraigan a gente de fuera, con capacidad adquisitiva", destaca Blanco que tiene también muy claro que "en el puerto de Cádiz hay que hacer lo que se está ejecutando en otros puertos, como en Barcelona, Málaga, Alicante. Actuaciones en zonas portuarias sin uso que suponen un salto en la calidad medioambiental y de vida".

 

Pendiente de cerrar el diseño de esta operación, en la que se tendrá en cuenta la valoración de otras administraciones, José Luis Blanco ya plantea  ideas como la construcción de un paseo marítimo a lo largo de todo el borde del muelle Reina Sofía que da al interior de la Bahía. "Sería un paseo espectacular, con paso para vehículos, bicicletas, zona de restaurantes y bares a todo lo largo y bajo el mismo un estacionamiento subterráneo". El resto del suelo serviría para equipamientos relacionados con el ocio y con la industria náutica, teniendo en cuenta la existencia allí de un puerto deportivo, que se potenciaría y de uno de los muelles de llegada de los cruceros turísticos.

Este diseño inicial coincide con el que en su día el anterior gobierno municipal incluyó para la zona en el Plan General de Ordenación Urbana actualmente vigente. Blanco espera mantener con el nuevo gobierno de José María González la misma relación cordial que tuvo con Teófila Martínez. Tiene claro en este sentido que "el puerto no debe ser objeto de crispación política". Por lo pronto, para esta misma semana se anuncia un primer encuentro con los representantes municipales.

 

En cuanto al muelle Ciudad, integrado a la trama urbana cuando se derribe la valla, se perfila como un espacio de grandes celebraciones ciudadanas, poniendo como ejemplo los exitosos conciertos celebrados el pasado verano en este recinto. "Será un sitio muy versatil", insiste.

 

Pasado el actual acceso al puerto en la plaza de Sevilla se abre todo el espacio portuario incluido en el recinto aduanero y que como tal seguirá cerrado por una valla hasta el límite de los  terrenos de la factoría de Navantia. Este último suelo es patrimonio de la Autoridad Portuaria desde donde se recuerda que la concesión concluye en 2019, momento en el que Navantia tendrá que decidir su continuidad o no.

 

Dentro del recinto fiscal, el nuevo Plan Estratégico hace mención al muelle pesquero, uno de los sectores que menos movimiento tiene dentro de la Autoridad Portuaria. 

Aquí hay una serie de ideas que, en todo caso, no se plantean como prioritarias ni tienen una fecha concreta para su ejecución. En todo caso, si se mantiene la línea descendente en cuanto a toneladas recogida por los pesqueros esta actividad se centralizaría en las instalaciones de El Puerto de Santa María, dedicando el muelle que quedaría libre en Cádiz a una dársena dedicada a los grandes veleros, una oferta que la Bahía todavía no ofrece a pesar de que genera muy buenos ingresos. En su día la Autoridad Portuaria proyectó un muelle similar en sus instalaciones de El Puerto, que nunca se llegaron a ejecutar.

 

Este hipotético muelle para los grandes veleros estaría estrechamente relacionado con el desarrollo turístico, comercial y de ocio de los suelos portuarios sin uso en las otras dársenas portuarias. 

 

Ya en la zona de la barriada de La Paz el Plan Estratégico proyecta lo que José Luis Blanco denomina como "paseo marítimo", completando la urbanización de la zona ya ejecutada en su día por el Ayuntamiento con una zona para atraques de veleros, y pantalanes como el ya existente, ocupando unos 500 metros del frente marítimo, los que son gestionados por la Autoridad Portuaria. El resto es competencias de otras administraciones, con las que habría que sentarse a negociar para completar todo el paseo.

 

El documento cuya elaboración ahora concluye incluye también el desarrollo del muelle del Bajo de la Cabezuela, que cuentan con naves con más de 125.000 cuadrados de superficie, y El Puerto de Santa María, donde ya se han negociado con su ayuntamiento diversas actuaciones que tienen una finalidad idéntica que en Cádiz: dar un aprovechamiento ciudadano para todo el suelo portuario que ya no tiene uso, a la vez que se potencia el valor del resto de los terrenos. En esta localidad, gracias a la APBC se conectará el centro de la ciudad con la zona comercial ubicado en la otra cara del rio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios