DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cádiz| La crisis del coronavirus "El SAS puede estar poniendo en peligro vidas al no realizar test masivos de alta calidad"

  • El cambio de tipo de prueba para la detección de Covid-19 que se va a realizar al personal de los hospitales Puerta del Mar y San Carlos indigna a estos profesionales

  • Afirman que los test rápidos son "mucho menos fiables" y, además, se van a realizar sin seguir las indicaciones del fabricante, lo que disminuye aún más su eficacia

Entrada principal del Hospital Puerta del Mar de Cádiz. Entrada principal del Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

Entrada principal del Hospital Puerta del Mar de Cádiz. / Julio González

Decepcionados, engañados, indignados. Así se sienten los profesionales de los hospitales Puerta del Mar y San Carlos tras el cambio de criterio de la Dirección-Gerencia de estos centros en cuanto a los test serológicos de detección de Covid-19 que se van a realizar a los trabajadores de ambos hospitales.

Y es que el pasado martes, el Puerta del Mar y San Carlos anunciaron a todo su personal -e incluso públicamente en sus redes sociales- que se harían test serológicos de detección de Covid-19 a todos los profesionales mediante mecanismo de venopunción (extracción de sangre de una vena), pero al día siguiente, comunicaron que no se haría de este modo, sino que pasaba a tomarse la muestra mediante digitopunción (pinchazo en un dedo); un método "mucho menos fiable", según profesionales de ambos centros consultados por este periódico.

Cabe señalar que en las redes sociales, el Hospital Puerta del Mar anunciaba el martes: "A partir de hoy, 05/05/20, se va a proceder a la realización de tests serológicos a los profesionales del Hospital Universitario Puerta del Mar y Hospital San Carlos. Se utilizarán test de detección de IgM e IgG anti SARS-COV-2 mediante el mecanismo de venopunción", algo que fue alabado por los sindicatos del centro. Pero tras el cambio de criterio de los responsables, el perfil de Facebook del centro modificó también esta publicación, sustituyendo la palabra "venopunción" por "digitopunción".

Además, en el comunicado inicial enviado a los profesionales y a los sindicatos de estos hospitales, se especificaba que el análisis de las muestras extraídas mediante el mecanismo de venopunción "se realizará en Microbiología (laboratorio de coronavirus) y los resultados podrán tenerse en el día. Microbiología incluirá los resultados en DAH (web de laboratorio) para que puedan ser consultados también por los médicos de familia". Sin embargo, tras el cambio de criterio, se envió una nueva comunicación oficial a los trabajadores y sus representantes en la que no se menciona que el análisis de las muestras las vaya a hacer el laboratorio de coronavirus de Microbiología y precisa que "los resultados podrán obtenerse en el lugar de la extracción de la muestra".

Algo que destacan profesionales consultados por este periódico es que, además de que se van a usar los test rápidos, que son menos fiables, se van a realizar sin seguir las indicaciones del fabricante, que especifica que la muestra debe tomarse por venopunción. Un aspecto que también ha denunciado el Sindicato de Enfermería, Satse, apuntando que "los propios epidemiólogos de los Servicios de Prevención del SAS consideran que se pierde hasta un 7% de efectividad de la prueba si no se siguen las indicaciones del fabricante".

Desde las secciones sindicales de Autonomía Obrera y CGT del Puerta del Mar afirman que este nuevo cambio de criterio lo adopta la Gerencia "en contra, al parecer, del criterio marcado por los servicios de Medicina Preventiva y Microbiología del hospital, que apostaban desde el primer momento (y así de hecho se empezaron a tomar las muestras) por un tipo de serología con toma de muestra mayor, tratamiento previo de la sangre (para la extracción del suero, que es, precisamente, donde se concentran los anticuerpos que se buscan) y aplicación final de reactivos específicos, cuyos resultados son de mucha mayor calidad y fiabilidad que los test rápidos. Es, por tanto, el resultado final de una pugna entre los criterios técnicos y de calidad defendidos, presuntamente, por Medicina Preventiva y Microbiología, por un lado, y las consignas políticas propugnadas desde la Gerencia, por otro".

Estos sindicatos señalan que el argumento que han dado los responsables del centro para justificar el cambio es que los estudios que se iban a realizar en el hospital no podían ser diferentes de los promovidos por la Consejería de Salud en Atención Primaria (test rápidos); pero, a juicio de Autonomía Obrera y CGT, "la única finalidad manifiesta de este cambio no puede ser otra que la de evitar, mediante el empleo de una técnica menos fiable, que se conozca la verdad respecto al número de trabajadores de nuestro hospital que en realidad han padecido o padecen Covid-19".

Por ello, consideran que lo ocurrido constituye "una absoluta vergüenza para nuestro hospital y supone un insulto y una tomadura de pelo a todos sus trabajadores".

Algunos de estos profesionales se plantean, incluso, si tener un método más preciso para detectar el Covid-19 y no utilizarlo, y el hecho de usar la alternativa menos fiable sin seguir, además, las indicaciones del fabricante podría constituir un delito de negligencia.

Porque, según facultativos de estos hospitales, con esta forma de actuar, "se están poniendo vidas de pacientes en peligro"; pacientes que "vienen a operarse o a ser vistos en el hospital confiando que el médico que les atiende no les va a contagiar, porque les están haciendo pruebas, y es falso, porque se nos hacen pruebas pero no garantizan nada, ya que son de menor fiabilidad y están mal hechas". Pero lo peor para estos profesionales es "que tienen la posibilidad de hacer mejor las pruebas".

Trabajadores del Puerta del Mar lamentan que "el SAS tiene la obligación de velar por la salud de los ciudadanos y, a sabiendas, puede estar poniendo en peligro vidas al no realizar test masivos de alta calidad". Asimismo, sostienen que puede ser una "estafa política" el "vender que los ciudadanos pueden ir al hospital tranquilos para curarse, porque los profesionales están siendo controlados adecuadamente, cuando no es así".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios