Cádiz

Bruno García se encuentra con un remanente líquido de 17,3 millones de euros

Parte del actual equipo de gobierno municipal

Parte del actual equipo de gobierno municipal

El alcalde de Cádiz, Bruno García, ha firmado este viernes los decretos que dan aprobación a la Liquidación del Presupuesto de 2023, operación que, según los técnicos de Intervención, se realiza por primera vez en el mes de abril. El Equipo de Gobierno ha tomado la decisión —ya anunciada— de aprobar la liquidación de 2023 antes de aprobar el presupuesto municipal del presente año para utilizar el remanente de tesorería resultante, 17,3 millones de euros, en la aminoración de gastos.

El Gobierno municipal, teniendo en cuenta la vuelta a la vigencia de las reglas fiscales, opta por incorporar los criterios de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en orden a minorar la deuda financiera y las obligaciones pendientes, con el principal objetivo de poder garantizar que el presupuesto municipal pueda garantizar mejor sus objetivos en materia social, inversión y para con la plantilla municipal

La consecuencia directa de esta decisión es que ese menor gasto financiero se podrá volcar en la inversión social que está marcada como prioridad por Bruno García; la Ayuda a Domicilio, la Atención a las Personas Sin Hogar, el Servicio de Comida a Domicilio o la ayuda a entidades sociales de atención a los gaditanos.

El proceso administrativo

La decisión de realizar la operación de amortizar deuda y atender obligaciones consolidadas antes de aprobar el presupuesto de 2024 y no después, implica un proceso administrativo que comienza hoy con la aprobación de la liquidación y continuará en próximas semanas con una modificación de crédito que incorpore el remanente resultante de esa liquidación al presupuesto en vigor. Para ello es necesario su aprobación en pleno, que puede ser extraordinario, o como punto de un pleno ordinario.

Tras la aprobación en pleno de esa modificación de crédito que incorpora el remanente al presupuesto en vigor, la Tesorería Municipal por una parte, y la Intervención por otra, realizaran sendas operaciones: una de amortización de deuda de entorno a 14 millones; y otra de abono de dos obligaciones reconocidas que, en este caso serán incorporar 1,45 millones de euros a los 1,94 ya previstos para el déficit de explotación de Transporte del año 2022; y una aportación pendiente al Consorcio para la Gestión de Residuos Urbanos de la provincia de Cádiz de 1,32 millones de euros.

El pago de esas dos obligaciones y la reducción de la deuda con entidades financieras permitirá que los gastos del presupuesto en elaboración se reduzcan, ofreciendo la posibilidad de centrar el esfuerzo económico en atender el aumento del capítulo uno de personal, en base al acuerdo regulador firmado por el anterior Equipo de Gobierno, y el mencionado esfuerzo social de las cuentas municipales.

Apuesta por el empleo público

Seis de los 17,3 millones de euros de remanente corresponden al presupuesto de personal no ejecutado al encontrarse la plantilla municipal en 2023 con 60 plazas vacantes que por ley hay que dotar presupuestariamente, aunque finalmente no se cubran.

La teniente de alcalde Hacienda y Personal, Maite González, ya anunció que “hemos comenzado varios procesos de selección y hemos activado las ofertas de empleo público para cubrir gran parte de esas 60 plazas vacantes que nos encontramos. Son procesos largos y garantistas para todos los aspirantes, por lo que posiblemente no concluyan todos antes del primer semestre, pero esperamos que este remanente de 2024 sea menor, porque ello significará que hay más empleo público real y mejor servicio del ayuntamiento a los gaditanos”.

Recaudación de dudoso cobro

Otro apartado reseñable de la liquidación de 2023 son los 12,4 millones de euros que incorpora el remanente de la recaudación el dudoso cobro, de derechos que ya tenían dotación, concepto contable de la administración local que obliga a los ayuntamientos a dotar presupuestariamente al inicio del año derechos de ejercicios anteriores con pocas posibilidades de ser cobradas.

La buena ejecución de la Tesorería Municipal en esta labor ha posibilitado en el ejercicio 2023 cobrar una cantidad importante de derechos de ejercicios anteriores, que han mejorado las cuentas en esos 12,4 millones de euros que ya estaban en el presupuesto y que, por tanto, caen en el remanente de este año.

Mirando al futuro con expectativas positivas en las PTE y en la movilidad

El alcalde de Cádiz, Bruno García, que ya anunció en rueda de prensa hoy la firma de la liquidación, señaló al respecto que “vamos a realizar el presupuesto más social de la historia de este ayuntamiento, y para ello vamos a aprovechar que por criterios de la ley no podemos usar el remanente más que en amortizar deuda; así que lo que nos ahorramos del presupuesto con esa amortización irá directamente a los gaditanos que más ayuda necesitan de nosotros”.

“A esto añadimos que la información que nos llega es que a futuro se espera que el Estado aumente la aportación a los ayuntamientos vía PTE (Participación en los Tributos del Estado), a la vez que la liquidación de la PTE del año 2022 también suponga un incremento. Todos estos posibles aumentos de ingresos en el presupuesto que estamos elaborando vendrán a reforzar y consolidar los que ya hemos decidido en las políticas sociales, de mujer y de empleo. Y aún esperamos tener margen para aplicar parte de estos fondos adicionales a inversiones importantes para la ciudad como el Parque del Cementerio o completar definitivamente la financiación del Portillo”, concluyó Bruno García.

Por último, otra consecuencia positiva de esta fórmula elegida para afrontar los nuevos presupuestos será que en próximas semanas se salda la deuda pendiente con la empresa de transporte, ya que aún no ha presentado el déficit de explotación de 2023, lo que permitirá iniciar el proceso de licitación de este servicio sin la rémora de una deuda anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios