Cádiz

Botellódromo mejorado o darle un giro al espacio

  • Actualmente se debate sobre los usos de la degradada zona del paseo superior

El paseo superior de la zona de bares luce un aspecto deplorable. El paseo superior de la zona de bares luce un aspecto deplorable.

El paseo superior de la zona de bares luce un aspecto deplorable. / fito carreto

Pasear por el paseo superior de la zona de bares de la Punta de San Felipe es como hacerlo por un polígono abandonado de las afueras de cualquier ciudad. Olor a orina, pintadas, losas sueltas, rotas o ausentes marcan este recorrido que desde que se implantó la Ley Antibotellón ha sido la zona emplazada al botellódromo. En su momento se dotó de mamparas para la protección del frío de las que apenas se mantienen un par casi desvencijadas (ver imagen anexa), y ahora que acaba de cumplir el plazo de la autorización por parte de Autoridad Portuaria al Ayuntamiento de Cádiz para el uso de este suelo y que entra en periodo de prórroga, se está replanteando qué hacer en la zona.

Para ello el Consistorio afrontó hace unos meses un proceso participativo acerca del botellódromo, cuyos participantes, sobre todo los más jóvenes, argumentaban la necesidad no sólo de que existiera, sino de que continúe en este mismo lugar. Se llegó a esta conclusión tras barajar otros como la playa, los parques, la antigua fábrica de tabacos o el muelle. Pero para ello, consensuaron, "es necesario y urgente mejorar este espacio en lo referente a equipamientos y prestaciones". Así, entre las propuestas apuntaron mayor seguridad en la zona -pues ya no existen las mamparas protectoras-, mayor iluminación, mejora de la limpieza, colocación de techos o lonas que lo conviertan en un lugar más acogedor y resguardado de la lluvia y la humedad, aumentar el número de servicios químicos, mejorar la accesibilidad, colocación de bancos, reparación de mamparas o bien instalación de otro medio de protección.

El proceso participativo sobre el botellódromo concluye que es necesario pero mejoradoAutoridad Portuaria se inclina más por darle un cambio y convertirlo en zona de terrazas

Por otra parte, recientemente un inversor privado proponía una modificación del espacio, instaurando una especie de botellódromo controlado que finalmente ha sido rechazado.

Por su parte, desde Autoridad Portuaria explican que, a la espera de la decisión del Ayuntamiento, la idea que más les convence es darle un giro e intentar convertirlo en una zona de terrazas, a lo que se presta el privilegiado entorno en el que se enmarca, con maravillosas vistas al mar. "A los hosteleros les gustaba esta idea e incluso alguno propuso invertir en la zona", puntualizan.

No obstante, el proceso de debate está abierto y aún no está claro qué se pretende hacer en este paseo, información que no han facilitado desde el Ayuntamiento. Administración a la que le corresponde el mantenimiento del mobiliario urbano, mientras que las grandes inversiones o actuaciones irían por cuenta de Autoridad Portuaria.

A los empresarios de la zona, o a casi todos, no les termina de disgustar el botellódromo, siempre y cuando se acondicione el espacio, que es una de sus grandes demandas, pero reconocen que cualquier iniciativa que sirva para revitalizar este lugar les viene bien. Y no sólo el paseo superior, sino el resto de la Punta de San Felipe hasta llegar a Puerto América, que aunque luce más o menos limpia ofrece un aspecto desolador y solitario. Hasta allí sólo se acerca algún pescador con su caña, músicos con su guitarra en busca de inspiración, el gaditano a la caza del típico dobladillo y pescado frito de los chiringuitos del final o los deportistas que usan la zona. Un área de gran potencial, sin duda, pero totalmente infrautilizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios