Turismo en Cádiz

El Ayuntamiento de Cádiz quiere aprobar una tasa turística por el alojamiento hotelero

  • Su autorización depende de la Junta, que lleva meses analizando si ponerla en marcha en la región 

  • También quiere que las VFT paguen los residuos urbanos con el mismo coste que tienen los hoteles

Clientes en la recepción de un hotel en Cádiz.

Clientes en la recepción de un hotel en Cádiz. / Lourdes de Vicente

El Ayuntamiento de Cádiz está estudiando la posibilidad de pedir a la Junta de Andalucía que ponga en marcha la tasa por pernoctación en los centros de alojamiento turístico de la ciudad.

Esta tasa hasta ahora funciona en Cataluña y en Baleares, donde se conoce como ecotasa, pero su extensión por el resto de las grandes zonas turísticas del país ha chocado o bien con la reticencias de las administraciones competentes, en este caso los gobiernos regionales, o con la del propio sector.

En el caso de Cádiz, el gobierno local estudia la viabilidad de esta medida como una pata más del Plan Estratégico de Turismo, que actualmente está en fase de elaboración, y como forma de conseguir un sector más sostenible y sostenido.

La intención del Ayuntamiento es que sea la Junta de Andalucía la que dé ya este paso, o en caso contrario que autorice al gobierno municipal a que tome esta medida en Cádiz.

Hace más de un año, antes de la llegada de la pandemia, el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Juan Marín, ya planteó la posibilidad de estudiar la imposición de esta tasa por pernoctación en Andalucía, pero el debate no fue a más. Ciudades como Sevilla, uno de los grandes referentes turísticos del país, también pusieron sobre la mesa hace unos meses la posibilidad de imponer esta tasa que existe en numerosos países de la UE.

El coste de la misma allí donde funciona, Cataluña y Baleares, oscila atendiendo a la fecha del año y a la categoría del alojamiento, por lo que va desde 0,45 céntimos al día hasta los 4 euros.

La propuesta en Cádiz incluiría a todo tipo de alojamientos: hoteles, hostales, pensiones, apartamentos turísticos y viviendas con fines turísticos.

Lo habitual es que el dinero que se logra con esta tasa revierta en el desarrollo del turismo en la propia localidad, mejorando sus infraestructuras o actuando sobre el patrimonio histórico.

El pasado julio, pendiente de conocer los datos de agosto, sólo en los hoteles de la ciudad se contabilizaron 71.472 pernoctaciones, una cifra que podría duplicarse o triplicarse si se cuentan las otras modalidades de alojamiento en la ciudad y que ofertan un número de camas que multiplica por tres a los tradicionales hoteles.

Por otra parte, el Ayuntamiento está estudiando también imponer a las viviendas con fines turísticos, VFT, el pago de la tasa especial por residuos sólidos urbanos, RSU y también el servicio del suministro del agua.

En este sentido, el teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, destaca que "no resulta ni lógico ni justo que las empresas que tienen en uso hoteles en la ciudad sí deben abonar estas tasas y, por el contrario, quienes gestionan los pisos y apartamentos turísticos, por los que obtienen ganancias pues para ellos es un negocio, no asuman este pago y mantengan la tasa como si fuera una casa de uso residencial, con menor coste, lo cual no es lo lógico".

El Ayuntamiento tiene pendiente este mes la celebración de un pleno extraordinario para aprobar, o no, el plan que pretende evitar la turístificación en la ciudad y poner en orden el funcionamiento de los apartamentos y viviendas turísticas. Curiosamente, por primera vez en un año, ayer se produjo una mínima reducción en el número de VFT registradas por la Junta de Andalucía. Ahora son 1.847, cuando el 1 de septiembre eran 1.850.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios