Proyecto

El Ayuntamiento propone convertir el chalé de Varela en una Casa de la Memoria

  • El inmueble, de propiedad municipal, lo disfruta la familia Varela en usufructo hasta el próximo año 2023

Una fotografía del chalé de Varela. Una fotografía del chalé de Varela.

Una fotografía del chalé de Varela. / J. B.

Comentarios 34

El chalé de verano que Cádiz 'le regaló' (a través de una suscripción popular que se hizo casa por casa y piso por piso) al General Varela podría tener un nuevo destino o, al menos, eso es lo que propone la Comisión Municipal de Memoria Democrática, encabezada por el concejal del ramo, Martín Vila, que quiere convertir el inmueble en una Casa de la Memoria.

"Queremos que el chalé de Varela, en un futuro, pueda ser la pieza de la ciudad que albergue toda la documentación y todo el patrimonio vinculado con la Memoria Histórica, de forma que se convierta en Casa de la Memoria al estilo de otras experiencias que existe en la provincia como en Jimena de la Frontera", ha informado el edil de Memoria Democrática en una rueda de prensa en la que se ha presentado el Catálogo para la Retirada de Simbología Franquista en la ciudad de Cádiz, realizado por esta Comisión de Memoria y donde aparece recogida esta medida a modo de propuesta.

El origen del conocido como chalé de Varela se sitúa el 15 de febrero de 1938 cuando el escritor José María Pemán inicia la suscripción popular promovida por el Ayuntamiento para regalarle al general Varela una residencia de verano en la ciudad. Una propuesta que fue lanzada por el entonces alcalde de Cádiz, Juan de Dios Molina y autorizada por el gobernador civil y que tuvo como primeros donantes a Diputación de Cádiz, a Miguel Martínez de Pinillos, Juan Molina, Álvaro Picardo y Arturo Redondo Bermejo, entre los 27 primeros voluntarios cuyas aportaciones apenas sumaban 101.500 pesetas.

Para conseguir el resto de financiación, la Sociedad Gaditana de Fomento recibió el encargo de organizar la recaudación y fueron nombradas varias comisiones que recorrerían la ciudad recaudando el dinero de forma obligatoria, según se recoge en la documentación que acompaña la propuesta de la Comisión para el chalé de Varela.

El chalé finalmente fue construido sobre una huerta que Varela le compró al Ayuntamiento por 27.965 pesetas, mientras que, previamente, el Consistorio había adquirido esta terreno de la Fundación de Escuelas de Soto de Cameros por 154.524 pesetas.

Con la llegada de la Democracia, exactamente en 1986 en un Pleno municipal Extraordinario, el Ayuntamiento aprobó, con los votos del grupo socialista, la firma de un convenio con la familia del general Varela con el que parte del jardín (su zona más próxima a la Avenida) regresaba a manos municipales mientras que el resto de la superficie ocupada por el chalé continuaría en usufructo durante 15 años.

En ese primer convenio, que se realizó a iniciativa de la familia Varela, también los herederos consiguieron que se les recalificase una parte del terreno del chalé para su venta (actualmente los bloques que dan a San Severiano).

En el año 2001, con el gobierno Popular en el Ayuntamiento, Consistorio y familia se vuelven a sentar para mantener el legado del General Varela y estudiar la continuidad del uso del chalé por los herederos, aspiraciones que se cristalizan en 2003 con un nuevo convenio donde se cede el archivo la biblioteca y los objetos museísticos a la ciudad pero que extiende por 20 años más el uso en usufructo del chalé por parte de la familia.

De esta forma, en el año 2023 expira el derecho de uso del inmueble por parte de los herederos (aunque también en las escrituras se contempla que el asunto puede resolverse antes por mutuo acuerdo o por incumplimiento de los puntos del convenio por alguna de las partes) y el chalé volverá a tener un uso para la ciudadanía.

"En las Casas de la Memoria lo que se hace es una descripción histórica, y con elementos de la propia ciudad, dando biografías de personajes que tuvieron relación con la Segunda República y con diferentes hitos recogiendo tanto el victimario como la historia de los propios verdugos, todo con el objetivo de recoger lo que sucedió en esa época para rellenar esas páginas de la historia que fueron arrancadas", ha argumentado Vila que también adelanta que "esta es una idea que hay que empezar por los cimientos" que, en este caso, significa "preparar un proyecto de musealización para el inmueble" que ya tienen claro "cómo encajar" y que "pronto" irán avanzando. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios