Cádiz

El Ayuntamiento de Cádiz inicia los trámites para limitar la velocidad de circulación en toda la ciudad

  • Sale a licitación la instalación de las señales que indicarán las nuevas velocidades permitidas en cada calle o barrio

La Avenida principal, sin apenas tráfico.

La Avenida principal, sin apenas tráfico. / Lourdes de Vicente

El tráfico en la ciudad de Cádiz será más calmado, en cuanto a velocidad, en un futuro próximo, casi inminente. Los planes del Ayuntamiento de frenar la velocidad de circulación para lograr así una ciudad más amable y segura siguen adelante; hasta tal punto, que la delegación de Movilidad acaba de sacar a licitación las actuaciones para instalar la nueva señalización que advierta a los conductores de cuál es la velocidad máxima por la que deben transitar en cada calle o zona de la ciudad.

El objetivo es que la velocidad en la mayoría de vías de la ciudad no supere los 20 kilómetros por hora. Un límite que coincide con el marcado en la legislación para los vehículos de movilidad personal, que de este modo podrían circular también por la calzada. Además, habrá calles y tramos de circulación donde no se puedan superar los 10 kilómetros por hora, y otros donde el máximo pueda alcanzar los 50 kilómetros por hora.

Todo ello va a quedar perfectamente señalizado bien en indicadores verticales homologados, o la mayoría de las veces mediante la pintura en la calzada de la velocidad máxima. Así lo prevé el pliego de condiciones que ya está en licitación, donde se reconoce optar por esta segunda posibilidad para ahorrar costes en la implantación de estas advertencias. No en vano, el Ayuntamiento gastará 91.827,83 euros en la que será una primera fase de la limitación de la velocidad de circulación en la ciudad.

La segunda fase, que afectará a la ronda de circunvalación del casco histórico (entre otras actuaciones) se pretende asignar a la empresa municipal de Movilidad, Emasa, para que asume el coste. Así, tendría que financiar la señalización de cada una de las entradas al interior del casco histórico, donde la circulación quedará reducida a 20 kilómetros por hora, cuando no se reduzca a la mitad ese límite.

Tres modalidades de señales van a empezar a proliferar por toda la ciudad en cuestión de meses. En primer lugar, se instalarán grandes carteles (de 2 metros de ancho y otros 2 de alto) en cada una de las entradas a la ciudad “para informar de forma genérica a los conductores de los cambios de límites de velocidad de circulación en la ciudad para garantizar la seguridad vial”. En segundo lugar, se instalarán señales convencionales de tráfico con la limitación de velocidad “en aquellas entradas más importantes a los distintos barrios”. “Para el resto de calles de entradas a los distintos barrios así como el interior de los barrios, se propone indicar dicha limitación mediante la utilización de señalización horizontal”, explica el pliego publicado. Y asimismo, en el resto de calles de la ciudad se optará también por la señalización horizontal advirtiendo del límite de velocidad en cada (entre 10 y 50 kilómetros por hora, según la vía).

En total, se instalarán 300 señales verticales y hasta 800 horizontales (pintadas en la calzada) por toda la ciudad. Un trabajo para el que la empresa que resulte adjudicataria tendrá un plazo máximo de dos meses y medio. Por tanto, atendiendo al procedimiento de licitación -que ahora abre un plazo de presentación de ofertas hasta el próximo día 28- la nueva señalética que limita la velocidad en avenidas, calles y plazas de toda la ciudad podría estar en vigor a finales de este verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios