Hostelería

El Anteojo estrena este viernes su nueva ubicación en la calle Plocia de Cádiz

El interior de El Anteojo, en la calle Plocia.

El interior de El Anteojo, en la calle Plocia. / Julio González

El Anteojo reabre sus puertas desde este viernes en su nueva ubicación de la calle Plocia, uniéndose a la variada gastronómica de una de las principales vías hosteleras de la capital gaditana. Tras ocho años y medio en su ubicación tradicional de la Alameda, este establecimiento solo da un giro a su ubicación, pero sigue manteniendo la esencia de una oferta que ha embaucado a un público fiel a la cocina tradicional. 

Al frente del negocio siguen José y Miguel Ferradans, padre e hijo, manteniendo viva la herencia de Pepiño, patriarca de la familia y propietario de El Anteojo, nombre original a secas que ahora se mantiene en el nuevo local de Plocia, en donde anteriormente se encontraba el restaurante La Fragua. 

Este cambio al otro extremo del casco antiguo se debe, tal y como explicado José Ferradans, al futuro hotel que se va a construir en el inmueble en donde estaba ubicado La Taberna del Anteojo, en la esquina con la calle Zorrilla. "Para nosotros, este cambio es un reto, ya que antes o después teníamos la previsión de abandonar el local de la Alameda. En verano, surgió la posibilidad de este local en la calle Plocia, una calle que está de moda, y la verdad es que decidimos venirnos para acá después del verano", ha señalado José Ferradans. 

Miguel y José Ferradans, en la entrada de El Anteojo. Miguel y José Ferradans, en la entrada de El Anteojo.

Miguel y José Ferradans, en la entrada de El Anteojo. / Julio González

Una de las incógnitas que pueden surgir ante un cambio de ubicación es cómo puede actuar una clientela que es casi fija. Ante esto, el hostelero ha reconocido que "yo creo que nuestro público también venía a Plocia. Antes, estábamos en un lugar al que había que venir expresamente para ir a La Taberna del Anteojo y ahora estamos en un sitio de paso, lo que nos facilita mucho las cosas y hace que esperemos que vengan clientes nuevos", ha indicado el propietario, a lo que ha añadido que "por la calle Plocia se mueve gente diferente, muchos extranjeros y mucha gente de paso. Eso lo vamos a ganar porque mucha gente de fuera que no nos conocía ahora nos conocerá". 

En cuanto al local, ha destacado que "ahora disponemos de una cocina más amplia, lo que nos va a facilitar mucho el trabajo". 

Y en lo realmente importante, que es el menú, los clientes fieles se van a encontrar una carta reconocible en comparación con la de La Taberna del Anteojo. "En principio, mantendremos la base de El Anteojo. Trabajaremos una cocina de mercado con las sugerencias del día, siendo la base los pescados, las carnes, los mariscos y la cuchara. Somos de cocina tradicional, aunque tendremos algún guiño más novedoso".

Con todo, José Ferradans se ha mostrado "muy contento por haber recuperado humildemente un nombre como este en Cádiz. Aunque no tenga nada que ver, para nosotros es un orgullo". Una satisfacción que viene por mantener un legado conocido y reconocido en la ciudad que ahora se abre en un nuevo camino en una calle como Plocia, abriéndose la tradición a un público diferente, pero abierto a las posibilidades de una cocina de mercado que no se pierde. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios