Cádiz

La isleña Anne Hidalgo triunfa en París, fracasa en Francia

Anne Hidalgo, durante una visita a la sede de Diario de Cádiz.

Anne Hidalgo, durante una visita a la sede de Diario de Cádiz. / Julio González

Cuando Anne Hidalgo, la isleña alcaldesa de París, anunció en septiembre de 2021 su candidatura a las elecciones presidenciales francesas, una parte sustancial de la izquierda gala vio en ella  la esperanza de recuperar el poder, tras dejar el Eliseo unos años antes en manos del centro-derecha, y ver además el espectacular crecimiento de la extrema derecha en todo el país.

Llegaba Hidalgo, hija de emigrantes gaditanos y ella misma nacida en San Fernando, ciudad natal con la que mantiene una estrecha conexión, con el áurea de una brillante carrera como alcaldesa de París, ciudad siempre complicada de gobernar. Allí ganó las elecciones de 2014 y allí arrasó en los comicios de 2020, con cerca del 49% de los votos. Una gestión elogiada por propios y extraños con un claro componente ecologista y de sostenibilidad en una capital siempre colapsada por un turismo de masa, con graves problemas de vivienda en el centro histórico y de tráfico, que en parte ha ido solventando la isleña.

Por ello, se atrevió a dar el paso y presentar su candidatura a las presidenciales. Lo hizo en un momento extremadamente delicado para el Partido Socialista Francés, una de las formaciones históricas de la República (como pasa también con Los Republicamos, la versión histórica de la derecha), inmerso en una crisis de liderazgo y de ideas desde unos años antes, sobre todo con la proliferación de otros grupos progresistas con un talante populista que se estaban llevando, por lo menos en las encuestas, al votante tradicional del PSF.

La campaña, la fortaleza de Macron, la igual fortaleza de la extrema derecha de Le Pen y también del aún más radical Zemmour, o la relevancia del populista de izquierdas Mélenchon, ya hacían prever que los resultados de Hidalgo no iban a ser los esperados.

Al final, poco más de 600.000 votos. Nada que ver con los 9,5 millones de Macron o los 8 millones de Le Pen. Apenas un 1,7% de los sufragios, lejos del 5% que permite a los partido pagar los gastos de la campaña con fondos públicos.

Anne Hidalgo se ha tenido que conformar en un décimo puesto, mientras que el Partido Socialista entra en un proceso de debate interno que sin duda les deberá llevar a una refundación, algo tan habitual en la República francesa. Hidalgo, mientras, seguirá gobernando en París, donde ya ha dejado su sello de buena gestora.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios