Hijo Adoptivo de Cádiz Juan Antonio Quiñones recuerda cómo organizó el concierto de Alejandro Sanz en el Teatro Andalucía

  • Musical JM fue la promotora de la primera cita en un coliseo del artista que este sábado es reconocido como Hijo Adoptivo de Cádiz

El empresario Juan Antonio Quiñones, promotor del concierto de Sanz en Cádiz en 1991. El empresario Juan Antonio Quiñones, promotor del concierto de Sanz en Cádiz en 1991.

El empresario Juan Antonio Quiñones, promotor del concierto de Sanz en Cádiz en 1991. / Jesús Marín

Entre risas, y con mucho cariño, Juan Antonio Quiñones recuerda aquella “aventura” que supuso para Musical JM organizar el concierto debut de Alejandro Sanz en el Teatro Andalucía en el año 1991. El primer concierto de un artista novel que acababa de publicar aquel inolvidable Viviendo deprisa. El concierto, y la que se formó...

“Nunca imaginamos la que iban a formar las fans”, confiesa Quiñones recordando cómo “el Brillantina”, uno de los policías conocidos de la ciudad, les echó “una buena bronca” por no tener apostada “una ambulancia en la puerta del teatro”. “Claro, es que, por un lado, nosotros éramos novatos en eso de organizar conciertos y, por otro, ni nos podíamos imaginar ese revuelo de niñas puestas en la puerta muchas horas antes de que comenzara el concierto”, rememora el promotor del que sería el primer concierto en un teatro del músico que este sábado 13 de abril es reconocido como Hijo Adoptivo de Cádiz.

Y es que en Musical JM ya habían tenido una experiencia previa con el artista que “no fue muy exitosa”. En palabras de Quiñones: “En el primer intento que hizo como Alejandro Magno (primer nombre artístico del intérprete y compositor) nosotros organizamos una firma de discos (Los chulos son pa cuidarlos, Hispavox, 1989) en la tienda de la calle Columela pero no fue mucha gente, no funcionó del todo”.

Primera página del contrato de la actuación de Alejandro Sanz en el Teatro Andalucía en el año 1991. Primera página del contrato de la actuación de Alejandro Sanz en el Teatro Andalucía en el año 1991.

Primera página del contrato de la actuación de Alejandro Sanz en el Teatro Andalucía en el año 1991.

Así, cuando Rosa Lagarrigue, mánager por entonces de Sanz, llamó a Quiñones para ofrecerles la organización del concierto del joven ya rebautizado como Alejandro Sanz, el promotor no esperaba que el seguimiento fuera tan multitudinario. “Es cierto que Rosa nos advirtió de que Viviendo deprisa estaba siendo un pelotazo y que seguro que el concierto iba a funcionar muy bien, que, de hecho, ya tenía cerrada una actuación en el Palacio de los Deportes de Madrid pero que a él le gustaría empezar con Cádiz”, explica.

Tampoco las tenía todas consigo el promotor por la fecha, “era para finales de noviembre, una fecha malísima, antes de las navidades y eso”, pero se acordó “de que sería factible organizarlo en el Teatro Andalucía que, al principio, nos puso algunas pegas por si el tema de que si el artista era moderno o rockero o algo por si se estropeaban la sillas, y nosotros le dijimos, porque era lo que creíamos, que era un artista melódico y que no habría problemas...”

Y no es que los hubiera, en exceso, pero esa improta de una horda de quinceañeras en la puerta, gritando, “empujando la alambrada” y con “desmayos continuos” nos intimidó “un poquito”, ríe. Al promotor y a los empleados del coliseo: “eso lo recogió muy bien Jesús Collantes en la crónica que hizo para vuestro periódico; todos, nosotros y la gente del teatro nos asustamos a ver a esas niñas gritando como las que la están matando”, vuelve a reír Quiñones mientras nos tiende la carpeta que su hermano Joaquín custodiaba con toda la documentación generada de aquella cita.

175.000 pesetas costó el alquiler del desaparecido Andalucía, 952.240 pesetas (12% de IVA incluido) fue el caché del artista. Números que se multiplicaron por dos en cuanto las entradas del concierto, anunciado para el 29 de noviembre, se agotaron y sumaron un día más, el sábado 30 de noviembre, al compromiso de Sanz con Cádiz.

“Te puedo decir que para mí, desde luego, no fue un éxito económico ya que el Teatro Andalucía lo que tenía era unas 1.000 localidades y aunque habíamos llenado los dos días, no terminaba de ser un buen negocio porque el aforo era pequeño”, asegura.

Sin embargo, este primer concierto de Sanz sí fue para el gaditano un triunfo personal. Que no todo el mundo puede decir: “Yo organicé el primer concierto de Alejandro Sanz en un teatro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios