EN 12 HORAS

San Fernando, todo me huele a sal

Vista general de la isla de San Fernando, en el corazón de la Bahía y rodeada por el mar. Vista general de la isla de San Fernando, en el corazón de la Bahía y rodeada por el mar.

Vista general de la isla de San Fernando, en el corazón de la Bahía y rodeada por el mar.

Lo canta Niña Pastori… la voz más salaíta del mundo… todo me huele sal, desde primeras horas de la mañana, desde el desayuno en la plaza del Rey hasta el paseo a media tarde por las salinas de San Vicente. Huele a sal el tortillón de La Gallega, las papas aliñás de la Venta Vargas, el Museo Naval, el chiringuito de El Titi, el bienmesabe de El Deán, los robalos, los lenguaos, los ostiones de estero, un recorrido en velero hasta Santi Petri… noche de tapas de paseo por la calle Real… Vente pacá.

10.00 44 de churros en la plaza

10 Los churros de El 44 10 Los churros de El 44

10 Los churros de El 44

No hay cosa que anime más la vida que un desayuno con algo de bulla en torno a la plaza. Te describo la escena: Plaza amplia con sus terrazas, churros en papel de estraza, crujientitos, café o chocolate. El espectáculo lo ponen en El 44, una cafetería situada en la plaza del Rey. Por la zona hay más bares para desayunar, todos a buena altura. Luego paseo por el mercado. Atención a los puestos de pescado y al de las patatas fritas. En el exterior, en la calle San Diego de Alcalá, parada en el almacén “De Pata Negra”. Objetivo comprar su paté de jamón ibérico… una joya untable.

11.00 Baño de sol a la sal en Salinas San Vicente

Las salinas San Vicente, en la carretera de Camposoto, funcionan desde finales del siglo XVIII. Desde el segundo cuarto del siglo XX están gestionadas por la familia Ruiz. Se pueden visitar y ver como se ve el sol desde la sal, todo un espectáculo: maquinaría del siglo pasado, piscinas teñidas de blanco si es temporada y poder comprar uno de los tesoros de San Fernando, la flor de sal, un producto especialmente delicado. Si antes de visitarla quieres empaparte de historia: salinasanvicente.es

12.00 El Museo Naval

Primer detalle. Está instalado en un edificio del siglo XVIII… fíjate tú si tendrán sal esas piedras. El edificio está en pleno centro, en la calle Real. Tiene seis áreas de exposición que van desde las expediciones científicas realizadas por la Armada, hasta la historia de la institución en la ciudad. Hay muchas maquetas de barcos e instrumentos marinos. La entrada es gratuita, aunque se puede hacer una donación para el mantenimiento de las instalaciones.

13.00 Alegría por camarones en La Venta de Vargas

Venta de Vargas. Venta de Vargas.

Venta de Vargas.

La Venta de Vargas (plaza de Juan Vargas) es un lugar mágico. Allí se inventó la versión que ha dado fama a la tortillita de camarones y allí hizo sus primeros pinitos el genio del flamenco Camarón. El sitio es casi un museo por los recuerdos pero su gastronomía es muy viva. Lo suyo es situarse en la barra con un vino de Jerez, el vino más flamenco del mundo, y pedirse una de tortillitas de camarones y otra de papas aliñás, otro monumento de este sitio.

14.00 Bienmesabe en un freidor con más de dos siglos

Freiduría El Deán. Freiduría El Deán.

Freiduría El Deán.

Se tiene constancia de que este freidor de pescados, El Deán, situado en la calle Real, muy cerca del Museo Naval, existía ya en el año 1810. Es un pequeño despacho donde se ve como preparan las frituras que despachan en cartuchos de papel de estraza. Lo suyo es pedirse un cartucho de bienmesabe como llaman en San Fernando al cazón en adobo y pasearse con él “puesto” por la calle Real. La iglesia Mayor brilla más si la miras comiéndote un poquito de cazón.

15.00 Cantina de El Titi

Cantina del Titi. Cantina del Titi.

Cantina del Titi.

Por unos momentos te creerás desplazado a Cuba. Colores vivos, restos de barco pintados de colores para decorar una especie de chiringuito marinero situado al pie del interior dela Bahía. Si la marea es alta no te extrañes de que en la terraza te llegues a mojar los pies. En lo que es comé pescado frito y, si es temporada, caballas asás, otro plato típico de la ciudad. El paisaje es enamorante, lo advierto. El Titi, también conocido como la taberna de Bartolo, está en la playa de La Casería.

16.00 Paseo por la playa de Camposoto

Playa de Camposoto. Playa de Camposoto.

Playa de Camposoto.

Casi hemos comido historia, así que conviene un paseo “medidativo” para disfrutar de tanta intensidad. La playa de Camposoto se conserva aún virgen, sin edificaciones en sus alrededores. Es una de las más bonitas de la provincia. Es muy larga y el paseo nos puede llevar un buen rato. Si te animas llega hasta la punta de Boquerón o si eres de poco andar, tiende la toalla y practica la siesta.

17.00 Merienda a lo clásico

Roscos de la Victoria para merendar. Roscos de la Victoria para merendar.

Roscos de la Victoria para merendar.

Todo en San Fernando tiene historia, hasta las pastelerías. Si es temporada, desde el 6 de enero y hasta Corpus, en junio, hay que probar los Roscos de Semana Santa de la pastelería de La Victoria. Su despacho está en la calle Real y el local tiene más de un siglo. Otra posibilidad es sentarse en la terraza de La Mallorquina, otro sitio con más de cien años. Pueden probar “el timbre” o “la lengua de obispo”… no digo más, que a las cosas hay que darles su poquito de misterio. Si eres de helado a media tarde, La Valenciana Ibense, en la calle Colón. Tienen horchata de la de verdad.

18.00 Paseo en velero

El mar rodea a la Isla y verlo en detalle vale la pena. La empresa Novojet ofrece la posibilidad de contratar un velero por una o por dos horas y dar un paseo a vela por el entorno del parque natural de la Bahia de Cádiz. El trayecto entre el muelle de Gallineras y el castillo de Sancti Petri es de efectos muy relajantes. Se puede contactar con Novojet en el teléfono 956494932.

19.00 La Real Ruta de la Tapa (tramo 1)

'Patatas a la caperucita' de La Mar de Fresquita. 'Patatas a la caperucita' de La Mar de Fresquita.

'Patatas a la caperucita' de La Mar de Fresquita.

Proponemos como final de fiesta una ruta por la calle Real que cruza toda la ciudad. La calle, completamente peatonal tiene edificios históricos, iglesias muy vistosas, plazas amplias y sitios de tapas de lo más interesantes. Para empezar, en el extremo más cercano a Cádiz, la cervecería La Mar de Fresquita. Apúntate las patatas “a la Caperucita”, una versión “apimentada” de las papas alioli. Para acompañar unas gambitas.

20.00 La Real Ruta de la Tapa (tramo 2)

Croquetas de De Javier. Croquetas de De Javier.

Croquetas de De Javier.

Hemos visto la iglesia del Carmen, con su plaza enfrente, la Alameda Moreno Guerra, la plaza del Rey… Hacemos nueva parada en la Tapería de Javier, una terraza muy agradable para tomar una copa de tinto de la bodega de los hermanos Gómez Lucas, con sede en la ciudad. Para acompañar tienen fama las croquetas.

21.00 La Real Ruta de la Tapa (tramo 3)

Tortilla de Camarones del Bar León. Tortilla de Camarones del Bar León.

Tortilla de Camarones del Bar León.

Seguimos avanzando por la Iglesia Mayor y llegamos hasta el Castillo de San Romualdo, rehabilitado y que acoge el museo de la ciudad. A pocos metros está lo que se conoce como la plaza de Las Vacas. Primera parada en la terraza del bar León. Sus tortillitas de camarones son de las mejores que se hacen en la provincia. Otro plato de interés son sus ostiones, un producto que se produce en las salinas, fritos. A pocos metros el “güichi” del Guerra. Los “güichis” es el nombre que reciben en San Fernando las tabernas dedicadas a la venta de vinos. Ya existen pocas. El sitio es muy peculiar, pero tiene encanto. Lo suyo es pedir una tapa de queso y disfrutar de todos los detalles que se ven por las paredes. El fin de fiesta en el bar de “La Gallega”. Si hay empanada, pa entro y si tienen berberechos, apúntalos también. Famoso el tortillón y las patatas a la gallega. Final de fiesta con sus tartas, tomarlas en la barra tiene su encanto.

Etiquetas

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios