Quién es quién... por Pepe Monforte

Pepe Melero, el hombre que nunca sale a saludar

Pepe Melero. Pepe Melero.

Pepe Melero.

Es un profesional respetado en toda España...se inventó una cocina, nada más y nada menos. Porque la cocina del atún se la inventó Pepe el de  Campero...y no estoy seguro de que no se inventara también los propios atunes, de que fuera él, el que les dijera que tenían que pasar por Barbate en ese viaje anual por amor que hacen desde el oceáno Atlántico al Mediterráneo.

Sin embargo, Pepe Melero, es de esas personas que prefieren siempre quedarse en la parte de atrás. Es de esos directores de orquesta que casi no se les ve mover la batuta a pesar de que su conjunto toca a las mil maravillas...sin que desentone ni el trombón ni la flauta travesera, que traducido resulta, que el morrillo vuelta y vuelta esté igual de bueno que la última creación de su genio, más que de la lámpara, de la parpatana maravillosa, el cocinero Julio Vázquez, uno de los cerebros más brillantes en la actualidad de la gastronomía gaditana.

Melero sabe que empezó de la nada junto a su inseparable José Manuel Núñez, “el Rubio”, su eterno hombre de confianza. Conoció lo que es servir cafés a las seis de la mañana y por eso ahora valora tanto lo que tiene y lo cuida con todo detalle, detrás, en la cocina, estando pendiente de que todos los platos salgan a la perfección, sabiendo que a su casa va la gente a ver como juega el campeón del mundo en esto del rojo de almadraba.

Atún rojo picante. Atún rojo picante.

Atún rojo picante.

Casi nunca se le ve por los comedores. Su sitio es la cocina. El mundo de la gastronomía fue a su casa a homenajearlo un día, para reconocerle como gran comandante del atún y le firmaron en una chaquetilla que conserva con orgullo y donde hay más estrellas que en un cielo...sin tocino.

Sigue buscando. A pesar de que en su restaurante se ha escrito el libro de los mil y un atunes, continúan inventando nuevos platos, intentando aprovechar partes hasta ahora desconocidas del animal con las que crear felicidad en las personas que visitan sus instalaciones.

El atún ha reescrito la historia de Barbate. Ha logrado que la ciudad dejara de ser el sitio que salía siempre en el apartado de sucesos de los telediarios, para convertirse en el lugar al que todos quieren ir para conocer el sabor de los gigantes del mar.

A pesar de que nunca quiera salir a saludar, Cádiz le debe muchos aplausos...y además encebollaos.

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »