En 12 horas

Jimena, paisaje con castillo

Jimena, paisaje con castillo Jimena, paisaje con castillo

Jimena, paisaje con castillo

Comentarios 1

Las setas, las chantarelas, se han convertido en el símbolo de Jimena, pero en esta población del Campo de Gibraltar que linda con el parque de Los Alcornocales hay muchas cosas que ver, que disfrutar y que comer. Te invitamos a un paseo de 12 horas por esta población que debe incluir obligatoriamente el castillo que está en todo lo alto de la población y que permite unas vistas de esas que relajan a cualquiera.

10.00 Desayuno con untamiento

Mantecas de la Venta Chinela Mantecas de la Venta Chinela

Mantecas de la Venta Chinela

La Venta Las Acacias, o Chinela, como también se le conoce está al pie de la carretera. Por la mañana huele a café caliente. En su mostrador se muestran los tesoros de la casa, sus mantecas con o sin tropezones que protagonizan unos desayunos de alto valor “untable”. Para el correcto untamiento tienen pan cateto y unos molletes que traen desde Algatocín. Me inclino por la modalidad de zurrapa blanca con abundantes tropezones. No te andes con remilgos y pídete el mollete entero, nada de medias, que hay mucho que andar. La Venta está en la carretera Algeciras-Ronda, a la entrada de San Pablo de Buceite, una pedanía de Jimena.

11.00 Recoger setas

Si es temporada, desde más o menos noviembre y hasta más o menos abril, lo suyo es darse un paseo por el monte para ver las setas. En el Hotel Hacienda Don Luis te diseñan un paseo por el monte para coger setas y, si no es temporada otras rutas de senderismo para que disfrutes. Te atienden en el teléfono 670056426 y te dicen lo que hay disponible en cada momento del año.

12.00 Tapa en El Felalo

Tapa venado bar Felalo Tapa venado bar Felalo

Tapa venado bar Felalo

El Felalo es un bar de apertura reciente que está en la calle Santa Ana, en la parte monumental de Jimena. Es un sitio de esos buenos y baratos donde tomar una tapita de esas que recomponen el cuerpo para seguir andando. Tienen montaditos como uno de hígado con tocino y también algo de carne de caza. Un poquito de venado en salsa con “adornamiento” de papas fritas puede ser una buena opción. Si hace buen tiempo tienen terraza. Están en la calle Santa Ana.

13.00 El Castillo

El Castillo El Castillo

El Castillo

Lo suyo es subir andando, aunque en la zona se puede aparcar, pero el paseo vale la pena. En lo alto de Jimena están los restos del castillo. Por el han pasado varias culturas. El sitio no sólo vale la pena por su valor histórico, sino también por las praderas que lo rodean y las vistas que se divisan con un paisaje precioso de la zona. En la misma zona está el cementerio de la localidad, que también merece una visita. Suele estar abierto por las mañanas.

14.00 El Santuario de Nuestra Señora de los Angeles

Está situado en la Estación de Jimena, el núcleo urbano situado en la zona de la población más baja. El edificio se construyó en los siglos XV y XVI. Fue convento de monjes franciscanos. Se conserva tanto parte del santuario como la iglesia. Ambos se pueden visitar, habitualmente por las mañanas, pero es mejor consultar antes en el Ayuntamiento (calle Sevilla).

15.00 Las setas en El Ventorrillero

Potaje de garbanzos de El Ventorrillero Potaje de garbanzos de El Ventorrillero

Potaje de garbanzos de El Ventorrillero

Advertimos. El sitio es pequeño y es mejor reservar con antelación. Está en la plaza de La Constitución. Pepi Herrera pone los guisos y su hijo, Luis, se encarga de atender al público de una manera muy personal y cercana. Lo suyo es dejarse guiar por él. De todos modos si hay setas, hay que probarlas. El potaje de boletus con garbanzos es muy reconfortante para empezar y también tienen carne de caza. Para terminar el arroz con leche de la casa, otra delicia. Otra opción, bastante cerca, es el restaurante Cuenca, también especializado en setas.

16.00 Paseo por el río Hozgarganta

Hay un sendero que sale desde el pueblo, cerca de El Ventorrillero. Para estirar las piernas después de comer no viene nada mal el paseo. El camino discurre junto al río y tiene paradas como los restos de una antigua fábrica de artillería o unos antiguos molinos harineros. En la web de turismo del Ayuntamiento se puede encontrar más información sobre senderos a realizar.

17.00 y 18.00 La pequeña Africa

Sólo abren los fines de semana, sábados, domingos y festivos. Es una reserva animal donde se pueden ver recreada la sabana africana. Muchos de los animales están en libertad. El parque se puede recorrer en un pequeño coche de caballos o incluso a caballo y hay actividades para niños. Las posibilidades son muchas. Tienen página web.

19.00 Merienda con piñonate

Piñonate Piñonate

Piñonate

El piñonate es un dulce muy peculiar de Jimena. Se hace con una masa de harina frita y luego desmenuzada, miel y frutos secos. Luego esta masa se adorna de forma muy vistosa. La panadería Riquelme hace una buena versión de este dulce. Se puede tomar para merendar en un lugar con encanto, el hostal El Anón, en la calle Consuelo. Si el tiempo acompaña la terraza es perfecta y sino en los salones de su restaurante, un sitio con mucho encanto.

20.00 paseo monumental

Ya que estamos en el casco antiguo de Jimena lo suyo es aprovechar la tarde para dar un paseo por una ciudad en cuesta. Calles en blanco con portales de madera, con mucho encanto. Para pararse hay varias iglesias y sitios de interés. Entre las primeras las iglesias de La Victoria o La Misericordia. Merece también la pena hacer una pausa, para ver su patio recibidor el hotel Casa Henrieta.

21.00 Cena en la estación

Restaurante La Estación Restaurante La Estación

Restaurante La Estación

Para cenar dos opciones. Se puede optar por quedarse en la zona antigua de Jimena y cenar en El Anón. Su oferta es una original comida de fusión, con toques de cocina europea y oriental. Atención al paté de higaditos de la casa servido con un pan que elaboran ellos mismos. Podemos también coger el coche y acercarnos hasta la estación de trenes situada en San Pablo de Buceite. En las antiguas oficinas de la estación, que aún funciona, está el restaurante La Estación. El sitio tiene mucho encanto y cada rincón del comedor o la terraza merece una parada. En lo gastronómico la oferta es variada con opciones de carne de caza y algunas ensaladas imaginativas. Los fines de semana por las noches suelen tener actuaciones con lo que el encanto del sitio se dispara.

Para alojarse: Dos opciones con encanto, el hotel El Anón o Casa Henrieta, ambas en la misma población. El primero con un toque más rural y el segundo con cierto refinamiento.

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios