Andalucía

"Emplazo a Díaz a que renuncie a liderar el PSOE"

  • Moreno ve "intereses personales" en el adelanto electoral. El líder del PP-A no descarta contar con Javier Arenas aunque "todavía no se han diseñado las listas".

Comentarios 2

A grandes rasgos tres son las razones que ve el PP andaluz detrás de la decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía de dar por finiquitado el pacto de Gobierno entre PSOE e IU y convocar elecciones para el 22 de marzo: "el fracaso rotundo" en la gestión, "el colapso" del Gobierno andaluz y "los intereses personales" de Susana Díaz. Precisamente porque Juan Manuel Moreno Bonilla ve detrás de este anuncio más una maniobra de arribismo de Díaz que una estrategia que beneficie a los andaluces, el presidente del PP-A emplazó ayer a la líder socialista a que "renuncie públicamente a presentarse a las primarias de su partido para ser candidata a la Presidencia del Gobierno de España, tanto si gana como si pierde", ya que, a su juicio, Andalucía no puede ser "una palanca" para sus ambiciones personales. "El capricho de adelantar las elecciones para quitarle el sillón a Pedro Sánchez nos va a costar a los andaluces millones de euros y más parálisis", llegó a escribir ayer por la tarde el líder popular en su perfil de Twitter.

Al margen de las lecturas que se realizan en la sede popular -y que coinciden con las tesis planteadas por IU-, el adelanto electoral ha pillado al PP-A con un candidato, Juan Manuel Moreno Bonilla, que llegó a la cúpula del partido hace ahora escasos 10 meses, entonces prácticamente como un rostro desconocido para los andaluces.

Según los estudios que maneja esta formación, a día de hoy Moreno Bonilla es conocido por "más del 58% de la población andaluza". "En campaña electoral se sube entre un 10% y un 15%" y "todo lo que sea por encima del 50% es un candidato óptimo", asegura el dirigente popular para justificar que "ése no es un problema" de cara a la próxima convocatoria electoral. El suyo, sin duda, ha sido un papel difícil: tras el período de interinidad que representó Juan Ignacio Zoido, y que dejó tocado internamente al partido, y bajo la alargada sombra de las maneras de Javier Arenas, Moreno Bonilla se ha afanado estos meses en realizar una concienzuda campaña de calle por las ocho provincias para darse a conocer.

Pero el as de Arenas es una carta que el PP-A no rechaza de plano aunque por ahora tampoco concreta qué papel ocupara en la estrategia electoral. "Todavía no estamos en tiempo de listas", dijo para añadir que hasta el 16 de febrero hay plazo "suficiente" para que en el seno de su partido se ponga en marcha este "debate interno". "Es un tema que aún no nos hemos parado a reflexionar", zanjó al ser preguntado sobre la presencia o no del dirigente popular en las listas autonómicas.

Esté este histórico nombre en las papeletas del 22-M o no, Moreno defiende que el "PP-A está preparado" para esta convocatoria inminente porque, de hecho, "ya estábamos en campaña electoral con las municipales" y ve capaz de que su formación logre "una mayoría social" que demuestre que se puede "gobernar de otra forma", de un modo "más humilde y no tan personalista". Un estilo del que Moreno dice que huirá en caso de que sea elegido presidente. "Yo no pretendo ser presidente de España ni secretario general de mi partido. He venido a servir a Andalucía, no a servirme de Andalucía", declaró.

Porque el balance que el PP hace de esta legislatura es la de un Gobierno plegado a la voluntad de Díaz, que ha incumplido su pregonada lucha contra la corrupción hasta último momento, como demuestra la "treta parlamentaria" de "proteger y amparar" en la Diputación Permanente del Parlamento andaluz a dirigentes socialistas investigados por la justicia como los ex consejeros Antonio Ávila, Francisco Vallejo y Carmen Martínez Aguayo, preimputados por el caso de los ERE.

Para Moreno, "Díaz ha perdido un tiempo valioso" y el balance de esta novena -y accidentada- legislatura se traduce en que Andalucía arrastre un 34% de desempleo, sólo dos leyes aprobadas y los últimos en inversión sanitaria y en educación". Sea o no como presidente de la Junta de Andalucía, la próxima legislatura Moreno Bonilla entrará a formar parte del Parlamento andaluz como diputado, una cámara que presume estará "muy fragmentada", "más plural y compleja" por lo que, dijo, "es el tiempo de crear acuerdos" y de "buscar alternativas" para demostrar "que otro modelo de Gobierno es posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios