El duro año tras Samuel

  • Los 5.000 inmigrantes rescatados en el Estrecho en lo que va de 2017 superan en un 397% a los del mismo período de 2016

  • Han muerto 12, entre ellos el niño que marcó el inicio de la tragedia

Samuel. Con ese nombre empezó la tragedia del año 2017. El pequeño y su madre buscaban una nueva vida en este lado del mundo pero el mar se los tragó. A ellos y a, al menos, otra decena de personas más, compañeros en la patera a la que subieron. A mitad de enero fueron apareciendo sus cuerpos, el de Samuel en Zahora. Quizás entonces no se esperaba, que la primera patera que naufragaba este año por el Estrecho de Gibraltar -que se sepa- era sólo el inicio de un duro año migratorio, un año tras Samuel con tantas llegadas que pocos recuerdan otro igual y con una circunstancia que sobresale: la llegada de menores inmigrantes no acompañados.

Los que están a pie de puerto no recuerdan otro año igual. "Yo no recuerdo a tantos inmigrantes en un mismo año. Todos tenemos esa duda: ¿qué esta pasando?", comentaba Iván Lima, técnico de Cruz Roja que lleva trabajando con el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencia (ERIE) desde 2009. Ellos son los primeros que atienden a los inmigrantes cuando llegan a puerto, principalmente a Tarifa y a Barbate. Iván se encarga de tener todo el equipo preparado para cuando llegue la llamada para actuar y vengan los voluntarios. Ropa seca, alimentos, productos para el aseo y mantas listas para atender a estas personas que desembarcan "cansados y fatigados". Este verano han tenido mucho trabajo, reconoce, pero no están desbordados. "Desbordados no, con mucho trabajo, sí", incide. Su opinión personal es que no cree que esto pare, que llegarán a los 6.000 atendidos. "Y ahora que está empezando a hacer frío tememos más, por el tema de las hipotermias. Es más peligroso".

650 menores de edad han sido rescatados este 2017 según las estimaciones del Gobierno

Las estadísticas, los números de tantas historias con nombres, son incontestables, casi se cuadruplican en un año. El pasado viernes, desde la Delegación del Gobierno de Andalucía se proporcionó a este medio las estimaciones que manejan, basadas en los datos de Salvamento Marítimo. "Hasta el 10 de noviembre de 2017 se han rescatado un 397,5% más de personas en aguas del Estrecho que en el mismo periodo de 2016. En cuanto a las pateras, el aumento este año en comparación al 2106 es del 153%", apuntaban con datos actualizados ese mismo día.

Cruz Roja, la organización que atiende a todos los que llegan a puertos gaditanos tras ser rescatados, contabilizaba a 5.136 inmigrantes atendidos por sus Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencia (EIRE) hasta principios de este mes. En todo el año pasado, contabilizaron 1.522. Pero es que desde 2007 hasta ahora no hay cifra que se le parezca. Desde hace diez años hasta ahora, el número de atendidos en la provincia por estos equipos más alto fue en 2014, con 1.931 personas.

En la misma línea, el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Tarifa ha actuado este año ante la presencia de hasta 458 embarcaciones, a las que se suman las dos rescatadas por su centro de Cádiz. Las personas rescatadas, según su datos facilitados, hasta el 31 de octubre, son 5.621. Un año antes, este mismo centro -que puede ser también activado para avisos en el Mediterráneo- eran 253 pateras con 1.840 inmigrantes. Esas, las que se saben.

Pero hay además doce fallecidos, entre ellos Samuel y su madre, y también una treintena de desaparecidos. En el país, 21 inmigrantes han muerto en el camino; otros 90, que se han dado por desaparecidos, seguramente hayan corrido la misma suerte que los que perdieron la vida en los pocos kilómetros que separan África de Europa. Los números de tantas historias con nombre dejan el Estrecho como una de las principales rutas: el 41% de los inmigrantes que llegaron por mar a nuestro país lo intentaron por aquí, o al menos intervinieron los medios de Tarifa.

A Iván, el técnico de Cruz Roja, le ha llamado la atención en su día a día que este año han vuelto las embarcaciones grandes, más marroquíes y más menores, o "que dicen ser menores, de entre 14 y 17 años". "Quieren mejorar su calidad de vida. Muchas veces ni España es su destino, sino el puente de unión para intentar seguir hacia el norte buscando a la familia", explica. No es sólo una sensación. La Delegación del Gobierno estima que el 13% de las personas que han llegado a las costas gaditanas son menores, unos 650; las mujeres son un 8%, en torno a 400.

En general, desde la Delegación del Gobierno destacan que cada vez son más los grandes cayucos que también son utilizados para cruzar el Estrecho, cuando siempre este tipo de embarcación era más utilizado para lugares más lejanos a tierra como la zona del mar de Alborán. Por nacionalidades, los marroquíes, con el 35%, son los más numerosos. Si bien la suma de los subsaharianos (36%) sigue en cabeza y destacan con el 13% a los naturales de Costa de Marfil, especifican.

Mientras, en los centros de acogida se va a cuatriplicar este año la entrada de menores extranjeros no acompañados, explica José Carlos Cabrera, miembro del grupo de investigación de Estudios Árabes Contemporáneos de la Universidad de Granada. Las familias están "apostando" por ellos, porque las mafias les venden que son los que tendrán éxito, pasando al sistema de protección. Este experto tiene claro que no es coyuntural, "que es muy probable que siga el año que viene" y que, más allá de las cifras "hay un sistema completamente saturado que repercute en que sólo haya servicios de emergencia y se abandonen los programas de inclusión del colectivo, porque no pueden hacer más que una intervención asistencial".

Debido al incremento de la llegada de menores extranjeros no acompañados, desde junio se han ido habilitando por parte de la Dirección General de Infancia y Familia diferentes recursos de emergencia en las provincias de Huelva, Sevilla, Granada, Almería y Cádiz (más de 300 plazas), reconocían fuentes de la Delegación territorial de Políticas Sociales. La Junta ha reforzado los centros de acogida inmediata de las provincias más afectadas para poder atender las necesidades básicas de alimentación, cuidados y alojamiento.

El Círculo de Silencio Algeciras Solidaridad leía esta última semana, en la que han seguido llegando pateras -ayer tres más-, un comunicado firmado por la Mesa Diocesana de Atención y Acogida de Migrantes y Refugiados. Exigía a los gobernantes "vías seguras y legales para las personas que quieren buscar una vida mejor". Denunciaban, "una vez más, la falta de voluntad política para resolver esta crisis humanitaria" que se esta produciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios