Desde luego le quitan a uno todas las ilusiones. Yo ya me había encargado mi disfraz de hombre bala, aunque cuando me lo puse, más que hombre bala, parecía un hombre croqueta del puchero, porque me salían rellenos por todos lados.

Incluso había hablado con un primo mío de la Bazán para que me hiciera un cañón bitubico que, pasando por lo alto del segundo arpa del nuevo puente Carranza, me pusiera de un disparo en el techo del Corte Inglés… justo al lao del Mau, Mau… que así caigo encima de una ración de sushi, y resulta más blandito.

Yo me había tomado muy en serio lo de los autobuses lanzadera del Ayuntamiento y estaba dispuesto a lanzarme yo mismo como ejemplo de gaditanismo y de dedicación a la tierra. No me faltaba nada. Un casco de romano del Ecce Homo en el coco, una malla azul más entallada que el maillot de Perico Delgado, la cara del Kichi hecha en punto de cruz sobre el pecho, una almohada en lo que es culo para que no me duela cuando el cañón me dé el gran envión y unos gargajillos de seguridad que me había hecho arrejuntando unas botas de bombero y unas chanclas caleteras… un híbrido como le dicen ahora a los coches, pero en lo que es zapatería.

Ya para liarla del todo había pensado en poner en lo alto de El Corte Inglés una diana con la cara del empresario cordobés que raja de nosotros y espatarrarme contra su jeta armado con un flamenquín cortito de queso.

Yo creo que era primer premio seguro del certamen anual "Niño Jesús de Praga" que organiza la peña "Los encorvaos to doblao" a los mejores pespuntes de disfraz, porque es que mi disfraz de hombre bala iba una jartá de bien cosío, con ese, aunque a mí me gustan más los cocíos… con garbanzos.

Pero en Cádiz nunca se hace ná. Siempre tienen que salir los derrotistas y se han cargao lo de los autobuses lanzaderas, con lo moderno que sonaba eso. Me han dicho que en verdad lo han suspendido porque no han encontrado suficientes brutos en pie, que le dieran las patás a los autobuses para lanzarlos desde la Cabezuela y que llegaran hasta Cádiz… porque no había dinero para lanzar los autobuses de otra forma, el presupuesto más que llegaba para lanzarlos a patás. De hecho me han dicho que Vizcaíno había ido a buscar a Mágico para ver si ayudaba a lanzar algunos autobuses de tacón.

Después nos quejaremos de que la investigación va mal en España, pero si queremos lanzar cohetes a la luna, primero habrá que empezar por cosas más fáciles, en Cádiz íbamos a lanzar autobuses… por algo se empieza… pero los derrotistas se han cargado el proyecto… En Cádiz no se puede hacer ná bueno. Ahora en vez de hombre bala me voy a tener que disfrazar de hombre trola...en homenaje a los 90.000 puestos de trabajo que va a crear el PP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios