El rastro del infierno

Las llamas dejan un reguero de árboles calcinados y cenizas en el entorno natural. La Cuesta Maneli ofrece uno de los parajes más desolados.