Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Gato con guantes no caza ratones

Andábamos tan preocupados por el paro, la crisis catalana y la vivienda sin darnos cuenta de los asuntos trascendentales que asolaban la ciudad. Menos mal que la excelencia, el alto nivel intelectual y la extraordinaria perspicacia de la concejala de Cultura, Vivienda y Sanidad, Eva Tubío, de Ganar Cádiz, nos ha señalado un asunto de importancia. Chavalas y chavales: hay que vigilar qué comen los gatos. No le echéis alimentos con gluten, cuidado con las calorías, el aceite de palma y las grasas poliinsaturadas. Mejor alimentos que tengan ácido oleico y Omega 3, frutas y verduras frescas, una vez a la semana carne a la plancha y pescado en blanco, nada de fritos ni de bollería industrial, el chocolate con mucha moderación. Que tengan una vida sana, hagan ejercicio y duerman al menos siete horas y que no reciban disgustos. A tal efecto cualquiera no puede darle de comer a los gatos. Es precisa gente con conocimientos de nutrición animal, para entendernos: de Federico Vilaplana para arriba. Así que será necesaria la acreditación correspondiente. No contentos con ello se anuncia para próximas fechas la expedición de un carnet para darle de comer a las palomas: no puede ser que los niños vayan a la plaza de España a echarles maíz, que los viejos les pongan pan en cualquier esquina (en Manuel Rancés con Rafael de la Viesca se forma cada mañana una grande), que los clientes de las terrazas de la Catedral les permitan comerse las raciones que allí se sirven (no están permitidas las papas aliñás del Terraza ni las canastillas de Casa Hidalgo). Con las gaviotas no hay problemas porque se comen lo que sea menester, incluidos al resto de animales que andan sueltos por la ciudad. Lo de las ratas es asunto aparte: se expedirá un carnet B1 para alimentar a estos roedores. Ya que son tantas, al menos que estén bien alimentadas, que Cádiz es ciudad amiga de los animales. Conviene recordar que a los grillos les gusta el tomate y que las cucarachas se avían con cualquier cosa. Qué sería de nosotros sin concejales del nivel y la altura de Eva Tubío. No me extraña que los servicios sociales municipales vayan regular: desde que esta mujer dejó de ser trabajadora social funcionaria para ser elevada a la categoría de concejala hemos vestido un santo y desvestido otro. Había solucionado el problema de la vivienda, la cultura en Cádiz iba mejor que nunca, ha resuelto los problemas sanitarios y el acuciante problema de los gatos. Menos mal que hay alguien que cuida de nosotros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios