La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

¿Por qué?

Gonzalo tiene un año menos que Gabriel y durante estos días no ha parado de hacer preguntas desde que se enteró en el colegio que el pequeño almeriense había desaparecido. Curioso por naturaleza y por herencia vino cuestionándose el asunto. Se planteaba que estaría llorando mucho y que tendría miedo, se preguntaba dónde estaría durmiendo y por qué había desaparecido y temía que estuviera pasando hambre. El aseguraba que se iría a la policía si se pierde. Las preguntas de la inocencia, de los miedos propios de un semejante poniéndose en la situación de Gabriel. Era complicado decirle lo que todos nos temíamos. Ayer se pegó al televisor abatido cuando se conoció la noticia de la detención de la novia del padre y la aparición de su cuerpo. En su cabeza no entra todavía el concepto de la maldad humana infinita y no encontraba respuesta a la pregunta que se hace en su cabeza. ¿Por qué lo han matado?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios