Análisis

Jaime Rocha

Singapur y Vietnam

El mismo día que Erika salió para Praga, emprendí viaje a Singapur y Vietnam. Quedamos en que la llamaría para contarle mis primeras impresiones de esos dos países asiáticos tan desconocidos. Erika planea visitarlos en unas próximas vacaciones.

Preferí esperar a mi regreso para llamarla. Así mi información seria mas completa. Ya de nuevo en Cádiz hice la llamada. Al otro lado de la línea telefónica una sorprendida Erika me interroga:

-¿Cómo te fue el viaje? Estoy deseando que me cuentes tus impresiones.

-Muy bien. Son dos países absolutamente distintos pero ambos merecen la pena de visitar. Este viaje ha sido una experiencia única. Todo ha sido nuevo para mí.

-Cual te ha gustado más?

- Verás. Cada uno en su estilo son impresionantes.

-Te escucho.

-Singapur es una ciudad /estado de cinco millones y medio de habitantes. Tiene un cuarenta y cinco por ciento de inmigrantes, la mayoría de la India y Filipinas que son la mano de obra, pero también chinos y muchos europeos. Me dan una cifra de 10.000 franceses y unos 2.000 españoles.

-Y empresas españolas, ¿también hay?

-Bueno, están las que no faltan en ningún sitio: Zara, Mango, Massimo Dutti, San Miguel, algún vino de Rioja, Borges y las petroleras Cepsa y Repsol. Eso que yo haya visto, pero hay más.

-¿Como es la vida en Singapur?

-Se puede resumir con muy pocas palabras: Ley y Orden. Las leyes son muy severas y se cumplen y existe un orden y una seguridad total. Las fuentes de ingresos son el centro de negocios, el tercero del mundo tras La City de Londres y Wall Street de Nueva York. El puerto de contenedores es el primero del mundo y sus refinerías abastecen a todo Asia/Pacífico. La renta per cápita es de 86.000 dólares.

-¿Y Vietnam?, ¿te ha gustado?

-Mucho. Pasas en dos horas de vuelo del primer mundo al tercero, de 86.000 dólares a 1.900, pero tiene mucho encanto. Es muy distinto. Los vietnamitas son gente simpática y acogedora. Su principal fuente de riqueza es el turismo, fundamentalmente norteamericano. Fíjate que paradoja, hasta 1975 metidos en una guerra atroz, y ahora aportan una buena parte de ese PIB que crece un 6 por ciento anual.

-¿Cómo es la vida allí?

-El polo opuesto a Singapur, hasta el trafico es caótico. Saigón (ahora Ho Chi Ming city) es la capital del país y tiene casi 9 millones de habitantes, pues hay seis millones de motos, no se respetan semáforos ni pasos de cebra. Es una aventura cruzar sin saber si vas a llegar al final. Bueno, el caso es que apenas hay accidentes, la velocidad es baja y están muy acostumbrados.

-Es el capitalismo más atroz y el comunismo excluyente, ¿no?

-Sí y no. Singapur desde luego es el capitalismo pero dentro de un régimen muy disciplinario rozando la dictadura, mientras que Vietnam es un comunismo de partido único dominante que empieza a abrirse al capitalismo. Ya han entrado algunas de las firmas españolas que te he citado y hay centros comerciales modernos. Los japoneses están construyendo el metro y autopistas. En unos años, por desgracia muchos todavía, Vietnam puede ser un atractivo país para las grandes empresas, como lo es Singapur, aunque deberían conservar las esencias que le hacen distinto. Ya te contaré más detalles. (Continuará)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios