Rafael Campos

Presidente del Colegio de Enfermería de Cádiz

La Salud importa más que la semántica

Estimado amigo Ortega Marlasca (Dr. Marlasca): En relación a la publicación en el Diario de Cádiz del pasado domingo de una tribuna libre tuya sobre la PrescripciónEnfermera, quería hacerte varias consideraciones:

He tenido que releer varias veces el texto, y aún así sigo sin entender exactamente tu intención al haberlo publicado.

Sabía de tu condición de enfermero además de médico, y me parece fantástico que presumas de ello, lo que no creo que sea oportuno es utilizar la primera para hacer en tu artículo un juicio sobre las competencias y el reconocimiento al trabajo de la Enfermería (como sabes, los profesionales mejor valorado por los usuarios de nuestro Sistema de Salud), un juicio el que haces, cuando menos desafortunado.

No me gusta tu afirmación sobre que "…Enfermería estaría más reconocida si no dirigiera sus esfuerzos a una actividad que no es suya…", dejando entrever que debemos mejorar en la supervisión de los tratamientos y la educación sanitaria de la población.

Como sabes, y me consta, los enfermeros y enfermeras estamos todos muy orgullosos de nuestra profesión, y en modo alguno pretendemos apoderarnos de una actividad que no es la nuestra. Sólo queremos tener seguridad jurídica en aquello que sabemos, podemos y debemos hacer y, además, nuestros pacientes necesitan. Llámale prescripción o llámale indicación, uso y autorización de medicamentos (¿?) y en lugar de receta, llámale orden de dispensación.

Nuestro esfuerzo, en este caso, lo dirigimos a que se contemple en la Ley, aquello que hacemos a diario, y que el sistema sanitario, todos los profesionales de la salud (incluidos los médicos) y las personas, necesitan.

Me parece absolutamente pobre que hayas dedicado media página de un periódico para reivindicar un tema puramente semántico, en lugar de mostrarte satisfecho porque a partir de la publicación del decreto, los enfermeros y enfermeras que trabajan en el mismo centro de salud que tú, no tendrán que ocupar su tiempo, indicándote que incluyas en la historia de algún paciente, la crema antibiótica, la vacuna o el apósito medicamentoso que ya les ha sido indicado y administrado por ellos en la sala de curas, en urgencias o en el domicilio, y para lo que tienen suficiente y probada formación académica y experiencia.

Deberías felicitarnos y reconocer la actitud de los enfermeros y enfermeras en estos dos años que ha durado un decreto que debió ser anulado al día siguiente de su publicación, y que pudo haber generado un daño irreparable, sobre todo a los pacientes y usuarios de nuestros centros. Sólo el enorme compromiso de la profesión enfermera con la salud de las personas ha evitado lo peor. Como siempre, hemos demostrado que por encima de todo nos interesan nuestros pacientes y no las cuestiones semánticas.

Tampoco me gusta tu expresión "…agradecer la ayuda de nuestra Enfermería...", sencillamente porque los enfermeros y enfermeras no somos propiedad de ninguna otra profesión, sólo nos debemos a nuestros pacientes, que están muy por encima de los pruritos profesionales que todavía algunos os empeñáis en mantener.

Asimismo, y en relación a tu enorme interés en "…Señalo especialmente que ni en esta modificación ni en los textos legales existe en ningún momento la adscripción de la prescripción al personal de enfermería. Rogaría a la prensa y a todos los profesionales que se hiciera un uso correcto y exacto de la palabra prescripción", creo que deberías enviar ese ruego a la propia ministra de Sanidad, quien en un comunicado "…ha expresado su felicidad y orgullo por el acuerdo alcanzado sobre la prescripción enfermera…"

Lo dicho: dudo que los pacientes se acostumbren a decir orden de dispensación en lugar de receta, y mucho menos indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios en lugar de prescripción enfermera. Los pacientes sólo quieren que les curen y les cuiden los que más saben de ello.

Finalmente, desde la institución que presido, sólo me queda reiterar el orgullo que tenemos de ejercer una profesión que día a día sigue demostrando su alto nivel científico y humano así como la búsqueda permanente del bienestar de nuestra sociedad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios