El desarrollo de la ciudad

El Ayuntamiento asume el hotel de la estación "si cumple las normas"

  • Hasta el momento Barceló Hoteles sólo ha presentado un esbozo de su proyecto

  • Tendrá que definir si cada planta del nuevo edificio ocupa toda la extensión útil o deja espacios abiertos

El edificio del vestíbulo ferroviario entre las dos estaciones. Sobre el mismo irá el edificio del nuevo hotel. El edificio del vestíbulo ferroviario entre las dos estaciones. Sobre el mismo irá el edificio del nuevo hotel.

El edificio del vestíbulo ferroviario entre las dos estaciones. Sobre el mismo irá el edificio del nuevo hotel. / joaquín pino

Comentarios 1

Las estadísticas y la realidad alertan sobre la importante falta de plazas hoteleras que tiene Cádiz capital. Hay poco más de 2.000 camas que apenas se han visto incrementadas con la nueva oferta de apartamentos turísticos que se han ido abriendo en diversas zonas del casco antiguo, insuficientes para las necesidades que tiene una ciudad que cada vez cuenta con una mayor fuerza en el sector turístico, especialmente durante la temporada de verano, y que se ve obliga a contar con el 'apoyo' de las localidades cercanas para atender la demanda en fechas puntuales del año.

La evidente necesidad de nueva planta hotelera no se ha visto acompañada en los últimos años con la apertura de nuevos centros. Y no es que no exista interés en las compañías del sector. Todo lo contrario: muchas de ellas tienen claro que Cádiz cuenta con un buen futuro como ciudad turística por lo que abrir aquí no es una mala inversión.

Algunos colectivos se quejan de la altura del hotel, prevista desde hace más de una décadaProyectos como el hotel en Tiempo Libre y en Valcárcel están también paralizados

Este deseo evidente, ahí está el ejemplo de Zaragoza Urbana que lleva años luchando por abrir en Cádiz su segundo hotel y que antes de la crisis estuvo dispuesto a invertir 50 millones de euros en un hotel de cinco estrellas, choca sin embargo con los numerosos problemas que se encuentran los promotores para poner pie en Cádiz, como ya han alertado varios inversores que destacan que es más fácil abrir antes en Madrid que en Cádiz.

El último ejemplo se está dando ya en los terrenos ferroviarios. Tras más de una década de espera, Adif, la empresa pública que gestiona estos suelo, consiguió encontrar hace unas semanas una empresa dispuesta a abrir un hotel sobre el edificio del vestíbulo de la estación, tal y como está diseñado desde que a principios de este milenio se comenzaron las obras del nuevo complejo ferroviario de la plaza de Sevilla.

La oferta de la compañía Barceló, una de las más potentes del país, apuesta por un edificio con 180 habitaciones, de alta calidad y con una altura máxima de siete plantas.

Esta última circunstancia es la que ha provocado la protesta de algunos colectivos ciudadanos, lo que a otros hace temer que Barceló pueda parar la inversión en Cádiz, algo que por el momento no parece que vaya a ocurrir.

Se aduce que un edificio de seis o siete plantas, pendientes de conocer el proyecto definitivo, choca al levantarse a escasos metros de la muralla de la ciudad y en la entrada al casco histórico. Aducen los detractores que se ataca al patrimonio de la ciudad, curiosamente en una zona especialmente degradada y con una muralla casi en estado de ruina, sin que hasta ahora se hayan producido llamadas ciudadanas alertando de este abandono de la fortificación.

En todo caso, frente a lo que ha pasado en otras ocasiones, el rechazo a este hotel por parte de este colectivo choca con el apoyo del mismo por parte de otros grupos de ciudadanos que defienden la necesidad de un complejo hotelero, siempre respetando las normas urbanísticas.

En este sentido se expresa el Ayuntamiento. Y cada vez con más claridad. Hasta ahora el teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila, ha afirmado que se está pendiente de conocer el proyecto para dar su opinión sobre el mismo. Sin embargo, en unas declaraciones realizadas a este diario por Juan Vicente Barcia, jefe de Alcaldía del Ayuntamiento, éste deja traslucir la apuesta municipal por este equipamiento poniendo como límites, como no podía ser de otra forma, el visto bueno de la Comisión de Patrimonio y el cumplimiento del Plan de Ordenación Urbana.

El PGOU limita a 11.950 metros cuadrados la superficie máxima que puede tener el nuevo hotel sobre el vestíbulo. Teniendo en cuenta que la parcela es de 2.352 metros cuadrados, no salen más que cinco plantas de altura si se ocupase, planta por planta, toda la extensión del terreno, por lo que se deduce inicialmente que el hotel puede que no agote la superficie permitida en cada altura. Fuentes de Adif indicaron a este diario que la empresa pública no ha recibido aún de Barceló el diseño del inmueble, entre otras cosas porque, de acuerdo con el concurso de adjudicación, aún tiene varios meses de plazo para presentarlo.

Los datos de superficie de la nueva estructura ya fueron ratificados por la Junta de Andalucía cuando se aprobó el actual Plan de Ordenación Urbana hace cuatro años. Este documento fue analizado por todas las consejerías, incluida la de Cultura, sin que ninguna objetase nada respecto a esta actuación. Sí hubo reclamaciones ciudadanas rechazando la construcción del nuevo edificio. Aunque han sido numerosas las informaciones públicas sobre la futura altura del hotel desde hace cerca de quince años, la queja de algunos colectivos ciudadanos sólo se ha producido tras adjudicarse el proyecto a Barceló.

Junto a ésta, otras operaciones hoteleras han sufrido las protestas de algunos ciudadanos e incluso de algunas administraciones públicas. Así, sigue paralizado el hotel en terrenos de Valcárcel o con muchos inconvenientes para su desarrollo el previsto en lugar de la Residencia de Tiempo Libre, dos de los centros de mayor calado en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios