'Smartphone'

Análisis: así es el Samsung Galaxy Fold

Así es el Samsung Galaxy Fold Así es el Samsung Galaxy Fold

Así es el Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

El que quizás sea el dispositivo más innovador y llamativo que ha lanzado al mercado Samsung en 2019, el Galaxy Fold, está considerado un artículo premium, pero en realidad es casi exclusivo. No solo por los 2.020 euros que cuesta, sino por lo complicado que es adquirir uno, al menos en una tienda física (los compradores online tienen la opción de recurrir a la web de El Corte Inglés).

Aterrizado en el mercado español en octubre, está a la venta en unos pocos puntos por todo el país y, en Andalucía, solamente en dos ciudades: Sevilla (El Corte Inglés de Nervión y la tienda de Movistar de la Plaza Nueva) y Marbella (El Corte Inglés), así como en algunos espacios de Samsung en ciertas sucursales de Caixabank.

Y en todos esos puntos el Galaxy Fold se presenta separado del resto de teléfonos, para subrayar la singularidad de esta propuesta. Junto a estos expositores individuales se aposta, además, un agente de Samsung encargado de vender no sólo el teléfono, sino, explica la compañía, la experiencia Galaxy Fold. Es decir, para desplegar ante el potencial comprador todas sus bondades y funcionalidades.

Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold

Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

Una nueva categoría

Samsung promociona este terminal como una nueva categoría de dispositivo móvil, como un teléfono que es un teléfono pero también un tablet que proporciona, al abrirlo, una experiencia inmersiva al usuario gracias a su pantalla Dynamic AMOLED Infinity Flex que reproduce contenidos en HDR10+.

El Galaxy Fold, disponible en dos colores, Cosmos Black (negro cósmico) y Space Silver (plata espacial), agotó sus existencias iniciales, según fuentes de Samsung, en su primer día a la venta en España.

Este teléfono es una nueva versión del primer prototipo lanzado a principios de año y que hubo de ser retirado por los problemas que algunos usuarios experimentaron con las pantallas.

Contenido de la caja del Samsung Galaxy Fold Contenido de la caja del Samsung Galaxy Fold

Contenido de la caja del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

En estos meses, Samsung ha solventado dichos problemas (tan seguros están de su pantalla que ofrecen, incluido en el precio, un año de garantía especial que incluye una reparación en caso de rotura y una línea de atención telefónica) y además ha aprovechado para mejorar aspectos como la protección general del dispositivo contra el polvo y la suciedad (atención especial a las ranuras). No cuenta, sin embargo, con certificación IP, así que cuidado con las salpicaduras.

El dispositivo incorpora un conjunto de chips AP de última generación de gran potencia y hasta 12 GB de memoria RAM para un mayor rendimiento. Con un sistema de doble batería, ofrece autonomía durante todo el día e incluso puede cargar un segundo dispositivo de forma inalámbrica con Wireless PowerShare.

Funda de kevlar del Samsung Galaxy Fold Funda de kevlar del Samsung Galaxy Fold

Funda de kevlar del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

La pantalla

La gran baza del Fold es su pantalla, funcional cuando está cerrada y sorprendente cuando está abierta. Con el dispositivo cerrado, podemos acceder con una mano a las funciones más utilizadas y sus dimensiones hacen de él un teléfono muy compacto.

Al abrirlo (la primera vez lo hicimos con un poco de reparo, pero se le pierde pronto el miedo) podemos desplegar el potencial del dispositivo y su pantalla de 7,3 pulgadas, un rectángulo completo que lo asemeja a un tablet... Pero que es mucho más cómodo que un tablet al uso y, además, proporciona una experiencia inmersiva que permite jugar o disfrutar de contenidos audiovisuales sin perderle la pista al correo, la mensajería o cualquier documento.

Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold

Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

Desde la pantalla exterior, con el teléfono cerrado, podemos grabar vídeos y hacer fotos. Si queremos verlo más grande, basta con abrir el teléfono y nos mostrará, gracias a su función de continuidad, la foto o el vídeo en la pantalla grande.

Tanto en su versión abierta como cerrada dispone de un panel de aplicaciones Edge (algo que ya pudimos probar en el Note10+).

El brillo de la pantalla se ajusta para mostrar una versión fidedigna de lo que vemos, y cuenta con un filtro de luz azul que la reduce hasta un 42%.

Las cámaras

Junto a la pantalla, la otra gran baza del Galaxy Fold son sus seis cámaras, tres frontales y tres traseras (estas últimas funcionan con el teléfono tanto abierto como cerrado). La cámara trasera es la misma que la del S10 y el Note10 y cuenta, como en esos casos, con tecnología Dual Pixel.

La cámara principal tiene doble apertura y su ultra gran angular alcanza un campo de visión de 123º.

Cuenta con reconocimiento de escenas (lista que se ha ampliado en este dispositivo hasta alcanzar la treintena) para adaptar los ajustes de la cámara, cuya aplicación nos sugiere, como en anteriores dispositivos de Samsung, el mejor encuadre para la imagen que estamos a punto de tomar.

Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold

Pantalla exterior del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

Seguridad

El desbloqueo y la autentificación puede realizarse con PIN, contraseña, patrón o con datos biométricos: reconocimiento facial (que también funciona con el teléfono cerrado) o huellas (el lector está en el lateral del terminal, en el lugar donde pondríamos normalmente el pulgar, para que sea lo más cómodo posible).

Siguiendo con la seguridad, los datos almacenados en el Fold cuentan con la protección de Samsung Knox y, además, podemos crear una carpeta segura en la que poner lo que deseemos (aplicaciones, fotos, documentos) y a la que solamente se pueda acceder con nuestra huella dactilar.

Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold

Las imágenes del análisis del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

Más funciones

A la ventana multitarea del Fold que permite tener tres aplicaciones abiertas a la vez y, lo más interesante, interactuar entre ellas, se añade la mencionada más arriba función de continuidad, que hace posible pasar de forma fluida de la pantalla externa a la principal para seguir con el programa que tuviéramos abierto desde fuera (puede configurarse para que funcione también en sentido inverso). Samsung ha logrado esta transición gracias a la colaboración con Google para habilitar un ecosistema de apps con las que aprovechar esta característica.

Modo multitarea en el Samsung Galaxy Fold

En resumen

Aunque su elevado precio restringe el número de usuarios potenciales, lo más destacado de este Fold son las posibilidades que ofrece (y las futuras que apunta), en especial esa especie de puesta al día de los teléfonos de concha, tan populares hace no mucho y tan cómodos para quienes gusten de llevar los teléfonos en el bolsillo.

La caja del Samsung Galaxy Fold La caja del Samsung Galaxy Fold

La caja del Samsung Galaxy Fold / Susana C. Gómez

Este dispositivo de Samsung no es, obviamente, un teléfono de concha, pero la idea de un teléfono compacto que pueda desplegarse es más que interesante. Y más aún si cuenta con la versatilidad y la potencia del Fold y con su magnífica pantalla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios