Filomena

La Sierra amanece con un manto blanco

  • Grazalema y Villaluenga se levantan con sus tejados teñidos de blanco y los copos llegan también a El Gastor por el efecto de la borrasca Filomena

La Sierra amaneció este domingo con una ligerísima capa de nieve, que ha teñido de blanco los tejados de los municipios de Grazalema y Villaluenga del Rosario. Sobre las ocho de esta mañana, los copos que ha traído la borrasca Filomena han empezado a cuajar dejando una estampa invernal y temperaturas muy gélidas. Además, la tímida nevada ha llegado también a los puntos más altos del término de Benaocaz y a otros municipios de la comarca como El Gastor, menos acostumbrado a estas estampas de frío.

La zona que rodea al macizo de Grazalema se despertó con una densa niebla y una caída en picado de los termómetros. Como se anunció la noche del sábado, la Guardia Civil ha cerrado al tráfico hasta nuevo aviso la carretera CA-9104, que une Grazalema con Zahara de la Sierra, a través del puerto de Las Palomas, y la A-372 que conecta con Benamahoma, a través del puerto del El Boyar, con el fin de evitar aglomeraciones de visitantes con ganas de nieve en tiempos de esta pandemia.

Además, la Policía Local de Grazalema ha cortado desde primeras horas de este domingo el tramo que va desde el pueblo al camping local para evitar que se subiera a ambos puertos de montaña con el mismo fin. De hecho, agentes municipales se han apostado en la misma plaza de Grazalema y han obligado a los vehículos que querían subir a esa zona a desistir de sus planes.

A lo largo de la jornada del domingo, los Ayuntamientos de Grazalema y Villaluenga han habilitado un dispositivo municipal y acopio de sal por si fuera necesario ante la acumulación de placas de hielo. Además, Villaluenga estaba pendiente del acondicionamiento de los caminos para facilitar el acceso a las numerosas explotaciones ganaderas que tiene en su término. De este modo, el alcalde de Villaluenga de Rosario, Alfonso Moscoso, informó de que todos los accesos al monte estaban cerrados desde las ocho de la mañana para garantizar la seguridad de los ganaderos y sus explotaciones y evitar deslizamientos y derrapes de visitantes y turistas.

El hecho de que la Guardia Civil haya decretado el cierre de carreteras en la Sierra frenó, en la jornada, la llegada de visitantes, alejando en el tiempo la visión de concentraciones y largas colas de coches en puntos donde la nieve ha aparecido como ha ocurrido en otras ocasiones.

Los efectos de la borrasca Filomena se han dejado sentir en otros puntos de la provincia como en la Pilita de la Reina, en Alcalá de los Gazules.

Hay que recordar que los primeros copos de nieve aparecieron en la Sierra gaditana la noche del sábado tal como indicaban las previsiones de la Aemet. Ese mismo día amanecían los puertos de montaña serranos con una capa de hielo. El temporal de frío y viento que ha traído Filomena ha provocado, también, el corte de la carretera de Bornos, la A-6101, que ha quedado impracticable por inundación y barro.

La Agencia Estatal de Meteorología sitúa este domimngo la cota de nieve en torno a los 500 metros en la provincia y temperaturas en descenso, con heladas débiles en zonas altas.

Esta es la primera nevada que estrena la Sierra este 2021. La última que asomó al macizo de Grazalema fue en el mes de marzo del pasado año coincidiendo con el confinamiento total por los estragos de la pandemia. Eso sí, la de este domingo ha sido una nevada de poco espesor. Hay que remontarse a hace dos años, cuando la Sierra acogió otra de mayor envergadura que llegó a numerosos pueblos de la Sierra, donde no es habitual este fenómeno meteorológico.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios