Jueves Santo

Tradición y devoción al Señor de las monjas

  • Tras la habitual complejidad de su salida desde el Convento de las Madres Agustinas, la cofradía del Nazareno fue arropada ayer por miles de fieles.

LA Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista volvió a procesionar ayer por las calles de Chiclana ante miles de fieles y devotos que esperaban ansiosos, un año más, el reencuentro con una de las cofradías con más arraigo y devoción de la ciudad.

Con un itinerario prácticamente idéntico al del pasado año, salvo en algunas de las calles que se incluyeron poco después de tomar la salida como García Gutiérrez, Vega y Artesano Pepe Marín, el cortejo fue acompañado durante las primeras horas del desfile por un numeroso público, haciendo de nuevo del Jueves Santo chiclanero uno de los días grandes de la Semana Mayor.

De esta forma, como cada año que el tiempo lo permite, el momento de la salida de la cofradía desde la Iglesia Conventual de las Madres Agustinas Recoletas volvió a dejar ayer bellas y emocionantes estampas, marcadas por la expectación con la que fieles y público en general vive dicha salida, y por la dificultad que entrañan tanto la salida del paso del Cristo por la puerta frontal del templo, como la del palio de los Dolores Nazarena por la puerta lateral.

Sin duda, como suele ser habitual, el trabajo y las maniobras de los costaleros, así como de los capataces que dirigen cada uno de los movimientos, siguen siendo una de las señas de identidad de la hermandad del Jueves Santo chiclanero.

Una vez en la calle, el Señor de Chiclana, en esta ocasión sobre un manto de claveles rojos bajo sus pies, volvió a reencontrarse con una Alameda Lora repleta de público, que arropó cada instante de una de las salidas más esperadas cada Semana Santa en la ciudad.

Como viene siendo habitual en los últimos años, el paso procesionó a los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Amor, de Tarancón, mientras que el palio lo hizo acompañado por la Banda de Música Nuestra Señora de la Estrella, de Puerto Real.

Y bajo las trabajaderas, los costaleros de la Peña Nazarena volvieron a imprimir al desfile de la cofradía del Jueves Santo chiclanero su inconfundible estilo, como viene haciendo durante décadas bajo los pasos de la hermandad nazarena.

Al cierre de esta edición, el cortejo proseguía su desfile por las calles del centro, tras discurrir solemnemente por la carrera oficial de la calle La Plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios