Semana Santa en San Fernando Santo Entierro moldea el Viernes Santo

  • La hermandad del gran cortejo institucional muestra también su lado cofrade más íntimo a su regreso al Carmen  

Santo Entierro de San Fernando. / ROMÁN RÍOS

Santo Entierro mostró sus dos caras de siempre y las dos gustaron. La primera fue la del Viernes Santo más Viernes Santo de La Isla, el de las representaciones militares e institucionales desplegándose por toda la calle Real detrás del paso del Santísimo Cristo Yacente.

La de los infantes de marina marcando el paso, la banda del Tercio Sur tocando detrás de la urna y las comisiones militares... También, claro, las de las coloridas estampas que brindan las representaciones de otras hermandades y que tanto contrastan con el negro de las túnicas de rúan que traen los hermanos de fila que vienen del Carmen. Y, por supuesto, la de la Corporación Municipal presidida por la alcaldesa bajo mazas y con los ediles ataviados con el preceptivo chaqué. 

La otra cara fue la propia de una hermandad de negro, la que revela cuando a la vuelta, después de dejar atrás la Carrera Oficial, emprende su regreso al Carmen y busca la intimidad de su plazoleta. Porque ahí también se luce la hermandad del Santo Entierro y pone de manifiesto desde hace ya tiempo que es una de las cofradías que más clara ha tenido la línea que quiere seguir desde hace años en la Semana Santa de San Fernando. Podría decirse que desde que allá por los años 90 emprendió la ejecución del paso de la urna y abordó la reorganización del cortejo. El resultado solo hay que verlo en la calle. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios