Semana Santa de Cádiz 2020 Juan Carlos Jurado: “Vamos a saborear la Semana Santa de forma distinta a partir de ahora”

  • El presidente del Consejo hace un balance agridulce de los días vividos

  • No ha habido procesiones, pero las cofradías “hemos mostrado un grado de madurez enorme”

Una mujer enciende una vela en las escalinatas de La Palma Una mujer enciende una vela en las escalinatas de La Palma

Una mujer enciende una vela en las escalinatas de La Palma / Julio González

Le ha tocado asumir posiblemente la Semana Santa más difícil que le puede tocar a un presidente del Consejo. Porque cuando hay lluvia de por medio es cada cofradía, en última instancia, la que tiene que decidir qué hacer con su salida procesional. Pero este año 2020, y en plena Cuaresma, el presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado, tuvo que asumir galones junto al resto de su permanente y lidiar un escenario bastante adverso, sobre todo suspender los desfiles procesionales, con el pertinente acuerdo a tres bandas con Obispado y Ayuntamiento; administración esta última con la que ha venido manteniendo contactos y reuniones telemáticas hasta arrancar el compromiso de mantener la subvención económica que puede ser vital para el sostenimiento de muchas hermandades de penitencia.

Este Domingo de Resurrección, una vez superada una semana complicada en la que el contacto del presidente con las hermandades se ha reducido al teléfono móvil, Juan Carlos Jurado cree que la epidemia del coronavirus va a servir para transformar el modo de ver las cosas por parte del mundo cofrade. “Vamos a saborear la Semana Santa de distinta manera a partir de ahora”, considera el presidente.

Su balance es el de una Semana Santa “muy agridulce”. “Nos hemos quedado sin ver las imágenes y no hemos podido disfrutar de las estaciones de penitencia de las hermandades. Pero al mismo tiempo, estoy muy contento porque ha sido un orgullo ser cofrade de Cádiz en estas difíciles semanas”. De todo lo vivido desde que comenzó esta pandemia que mandó a los cofrades a casa destaca Jurado “la unión de todas las hermandades” y el hecho de que hayan estado “volcadas en atender a las personas que lo están pasando mal”.

Y es por eso por lo que el presidente cree que el coronavirus marcará a las hermandades gaditanas. “Espero que esa cara que hemos mostrado estas semanas sea la misma en el futuro”, desea. Insistiendo en que las hermandades “hemos mostrado un grado de madurez enorme ante la situación que estamos viviendo”. “Ha sido una buena Semana Santa, en estas circunstancias” resume Juan Carlos Jurado como resumen de Domingo de Resurrección, después de vivir una Semana Santa “desde lo íntimo y desde la oración a través de nuestras casas”.

La unidad, casi camaradería, a la que hace referencia Jurado y que efectivamente han mostrado las cofradías desde el día en que se suspendieron las salidas procesionales cree el presidente que facilitará las futuras decisiones que tenga que adoptar el pleno del Consejo. “Le puede venir muy bien a la Semana Santa del futuro, a la hora de adoptar decisiones”, pone de ejemplo Jurado, que recuerda uno de los comentarios que le han hecho estos últimos días: “El Señor nos ha igualado a todos en estas circunstancias”, recuerda la frase. “Y es verdad”, asiente el presidente.

La unidad de las cofradías entre sí se une, en el balance de Jurado, a la unidad que las hermandades ha procurado con sus hermanos. “Se ha puesto mucho énfasis en estar cerca de los hermanos y en que los hermanos estén cerca de la hermandad; y ese es un trabajo que hay que seguir haciendo”, señala, recordando que el Consejo también ha procurado acercar las estaciones con unos vídeos que ha realizado la empresa Eticonsa “y que han tenido mucho seguimiento en las redes”. Y también, hablando de unidad, menciona el presidente al Ayuntamiento, poniendo de relieve la llamada que el alcalde de la ciudad, José María González, ha realizado a todos y cada uno de los hermanos mayores en sus respectivos días de salida “para trasladarle su apoyo y transmitirle también la cercanía del Ayuntamiento con las hermandades, sobre todo en estas circunstancias”.

Finalizada esta Semana Santa de calles vacías e iglesias cerradas, Juan Carlos Jurado es consciente de que habrá que abordar junto a las hermandades el aspecto económico, que quedará muy mermado a raíz de la suspensión que derivó en la suspensión de la mayor parte de ingresos de las cofradías. Esta situación se verá aliviada con la subvención que el Ayuntamiento se ha comprometido a mantener (aunque aún no ha firmado ni se conocen los términos exactos de la misma). Pero el presidente es muy consciente de que la situación será complicada “porque no hay cepillo, no hay donativos, no hay coutas de salida...”. “Habrá que saber ahora cómo se puede ir remando y cómo se va a tramitar esa subvención”, señala Jurado, que está pendiente de pode reunir a los hermanos mayores para abordar los escenarios y posibles soluciones.

Uno de los principales problemas que se avecinan es el de los proveedores y, especialmente, el de las bandas de música. “Ya hemos hablado con los hermanos mayores de que debemos tener tranquilidad. Vamos a buscar una decisión unánime. Las cofradías quieren ayudar a las bandas, pero dentro de una responsabilidad económica”, afirma Juan Carlos Jurado, que por otra parte se muestra convencido de que las bandas (ni otros proveedores) podrán exigir el cumplimiento de contratos “porque la suspensión de las salidas se ha debido a una imposición ajena a las hermandades y también a las bandas”.

Con estos inconvenientes, y con todo lo bueno que el máximo representante de las cofradías de Cádiz cree que ha dejado la Semana Santa de 2020, el objetivo ahora es seguir siendo atendiendo las demandas de ayuda que se reciban en esta situación de epidemia y ante las consecuencias que de ella se deriven. Y cuando todo vuelva a la normalidad, trabajar en el espíritu de que “la Semana Santa de 2021 vamos a recuperarla con creces”.

“Va a ser una gran Semana Santa”, vaticina el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios