Semana Santa en Cádiz La Catedral fiscalizada

  • El Consejo redacta un protocolo de actuación para las cofradías en caso de que se queden resguardardas en el primer templo

Los pasos de Columna y Ecce-Homo, en el interior de la Catedral el Martes Santo de 2016 Los pasos de Columna y Ecce-Homo, en el interior de la Catedral el Martes Santo de 2016

Los pasos de Columna y Ecce-Homo, en el interior de la Catedral el Martes Santo de 2016 / Jesús Marín

Cómo sentar al cortejo en los bancos; qué hacer con las insignias; dónde tienen que ponerse los cargadores; cómo deben proceder los músicos... El Consejo de Hermandades no quiere dejar nada al azar en el interior de la Catedral. Y con este objetivo ha trasladado a las hermandades un cuanto menos peculiar protocolo de actuación para aquellas ocasiones en las que una hermandad decida resguardarse en el interior de este templo, ya sea a causa de la lluvia o por cualquier otra incidencia.

El documento –que ha sido elaborado y aprobado por una comisión en la que han trabajado las hermandades de Borriquita, Vera–Cruz, Piedad, Las Aguas, El Huerto o Siete Palabras– establece que si una hermandad decide quedarse en Catedral por un período superior a veinte minutos, sentará al cortejo en los bancos centrales. Y llega a establecer la ubicación casi exacta de cada miembro de ese cortejo. “Las secciones del Cristo en el lado más cercano a la puerta de Arquitecto Acero y los de la Virgen en el otro lado, sentándolos teniendo en cuenta la disposición que tienen en el cortejo procesional; es decir, las secciones primeras más cerca del altar y las últimas más lejos”. Además, especifica que los portadores de insignias “estarán sentados si es posible, y en caso negativo estarán de pie, pero en el lugar donde está su sección”; y que los jefes de cada tramo “se quedarán junto a su sección”.

En caso de que se refugie más de una hermandad, dice el protocolo que “se sentará a los hermanos de la primera en los bancos del lado de la puerta de Arquitecto Acero, para en el otro lado de la vía sacra situar a los hermanos de la otra hermandad”.

Los pasos se dispondrán delante de la puerta del obispo “y los cargadores esperarán la decisión de la junta cerca de los pasos”. “No pasearán por el templo ni saldrán a la calle”, insiste el texto. Y respecto a las bandas, se les permite el acceso pero “al entrar deberán quitarse la gorra”, colocándose en el tramo que va de la puerta de Arquitecto Acero a la puerta central.

Este exhaustivo grado de fiscalización llega también a la hora de desalojar la Catedral si la hermandad se queda allí finalmente resguardada. “Los cargadores y las bandas saldrán por la puerta delantera que está más cerca del Terraza; los hermanos adultos saldrán por la puerta delantera más cercana a la iglesia de Santiago; los niños saldrán por la puerta de Arquitecto Acero”.

Todo este dispositivo que concreta al detalle hasta la ubicación de cualquier miembro del cortejo y que fue presentada a las cofradías en el pleno celebrado en la noche del lunes sólo alcanza a los casos en los que coinciden dentro de la Catedral dos hermandades, no concretando qué medidas tomar si son más de dos (como ha ocurrido en otras ocasiones).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios