San Fernando

La residencia de Alzheimer funciona ya con las nuevas 30 plazas creadas

  • El centro suma 15 puestos de trabajo para atender las necesidades de los nuevos usuarios · Afa Vitae realiza los trámites para conseguir la concertación de las plazas logradas con la reforma de las instalaciones

Comentarios 2

Desde hace años los estudios sobre las posibilidades de creación de trabajo señalaban a la actividad asistencial como un yacimiento laboral importante. Efectivamente la dependencia se ha convertido en un sector con demanda de personal. Dos centros asistenciales de la ciudad han creado puestos de trabajo recientemente: la nueva residencia para mayores gravemente afectados de la Unión de Parálisis Cerebral (Upace), ubicada en la avenida Al-Andalus; y la residencia María Dolores Castañeda de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer Afa Vitae, remodelada para crear nuevas plazas para usuarios. En este último caso, según desveló la presidenta de la entidad, Mari Pepa Rodríguez Castañeda, se han creado hasta 15 puestos de trabajo nuevos para cubrir la ratio de personal por dependientes que establece la normativa.

Afa Vitae decidió reformar una de las alas de sus instalaciones de Camposoto para albergar a más personas en régimen de residencia. La lista de espera de personas que pretendían conseguir una cama para sus enfermos de alzheimer era larga, muy larga, explicó en su momento Rodríguez Castañeda. Sigue siéndolo, reconoce ella misma. Tanto como para llenar otra ala más del centro. Los cambios han pasado por reconvertir una espacio utilizado en la unidad de estancia diurna, con la que también cuenta este centro asistencial, de manera que se pudieran crear habitaciones donde poder instalar a nuevos usuarios de residencia. Tenían 66 plazas concertadas antes de la remodelación, más ocho privadas. A ellas se han sumado ahora 30 plazas nuevas, con la que se ha reducido las solicitudes que tenían tanto de enfermos de la unidad de día como de la calle, gente de otros municipios de la provincia e incluso de Sevilla.

Todas, por el momento, son plazas privadas, pero no por mucho tiempo, matiza la presidenta de Afa Vitae. "Había una necesidad y se ha resuelto de esta forma. El problema es que el procedimiento para concertar las plazas lleva su tiempo y había que actuar de manera inmediata", defiende. El concierto llegará, insiste Mari Pepa, pero necesita de una documentación muy precisa, de unos pasos concretos, repite varias veces. Para empezar no puede iniciarse nada hasta que no se cuenta con el permiso de funcionamiento. "Los nuevos residentes están muy contentos. Hay muchos que todavía están bien y están disfrutando de las nuevas dependencias. Para ellos hemos actuado de esta forma, para su calidad de vida y para la de sus familias. A ellas se les echa una mano", asegura Rodríguez Castañeda.

Las obras comenzaron a mediados de enero, aproximadamente, y culminaron poco después, aunque el personal tuvo que afanarse para tener las nuevas habitaciones preparadas. "Todos han colaborado para poner el mobiliario nuevo, necesario para atender a los nuevos residentes. Incluso han participado en labores de carpintería o mantenimiento. Eso demuestra la total implicación de nuestros trabajadores", comenta orgullosa la responsable de Alzheimer. Poco a poco los nuevos usuarios han ido ocupando las nuevas habitaciones, desde principios de abril prácticamente.

Ahora, junto a la concertación de plazas, Afa Vitae trabaja ya en el futuro centro donde abrir la unida de día, además de un espacio de investigación. La resolución sobre el terreno ya ha llegado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios