San Fernando

El plan irrealizable: 2.800 viviendas protegidas a construir en 12 años

  • La redacción de un nuevo plan de vivienda constata el estrepitoso fracaso de la planificación inicial que se aprobó en 2012

  • A fecha de hoy tendrían que haberse realizado 15 promociones

Promociones de vivienda en la Ronda del Estero. Promociones de vivienda en la Ronda del Estero.

Promociones de vivienda en la Ronda del Estero. / román ríos

Construir más de 2.800 viviendas protegidas en el plazo de doce años. Era el objetivo que se marcó el Ayuntamiento a través de la Empresa de Suelo Isleña (Esisa) con la redacción de su primer plan de vivienda, que se elaboró y aprobó a principios de 2012.

Ha pasado ya la mitad de ese plazo. Y el resultado de esta ilusoria planificación que se proyectó ya en plena crisis económica y siendo consciente de que mucho de lo planteado iba a resultar inviable es, a todas luces, un estrepitoso fracaso. Tanto que dada la escasa utilidad del documento se ha abordado la redacción de una nueva propuesta, a la que ahora se está empezando a dar forma. Esta semana se han conocido las aportaciones que algunas formaciones -Ciudadanos e Izquierda Unida (junto a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca)- han realizado a este nuevo plan insistiendo en los problemas que arrastra La Isla en materia de vivienda y que difícil solución tienen si se perpetúa el estatus actual.

Lo cierto es que el primer plan municipal de vivienda acertaba con las cifras por muy llamativas que puedan parecer. Realmente, el volumen de vivienda protegida a construir que se puso sobre el papel se ajusta a la demanda existente. Las cifras que acumula el registro de demandantes lo demuestran. Otra cosa es que fuera por completo inviable llegar a estos totales, sobre todo si el peso recae solo sobre la administración local y si la situación del mercado inmobiliario -al menos en lo que a construcción de nueva vivienda se refiere- sufre aún los efectos de la crisis. Ha sido el gran fallo del plan, que no se ha ajustado a la realidad, lo que lo ha convertido en un instrumento de escasa utilidad, una conclusión que -ahora que se redacta un nuevo documento- no habría que perder de vista y que incluso cuestiona la utilidad de estos documentos.

El plan de vivienda original contemplaba una treintena de promociones -no todas públicas aunque sí la mayoría- a desarrollar en tres cuatrienios diferentes. En el primer plazo, que concluyó en 2016, tendrían que haberse construido hasta 529 viviendas protegidas. En el segundo cuatrienio, ahora en su ecuador, se planteban ni más ni menos que 680 viviendas. Así que a estas alturas, si se hubiese cumplido el plan, la Isla tendría que contar con al menos 800 viviendas protegidas de nueva construcción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios