La ordenanza que habla del peatón y de las supermanzanas y quiere “darle por completo la vuelta” a la movilidad en San Fernando

El gobierno municipal de PSOE y Cs afrontó en el pleno la aprobación inicial de la nueva normativa de la movilidad

PPy AxSí se abstuvieron y solo Vox votó en contra aludiendo a lo "irreal" de la normativa

Peatones transitan por la calle Real mientras pasa el tranvía en pruebas.
Peatones transitan por la calle Real mientras pasa el tranvía en pruebas. / Lourdes De Vicente
Arturo Rivera Barrera

30 de septiembre 2022 - 06:00

San Fernando/La nueva ordenanza municipal para una movilidad amable y sostenible ha dado al fin un paso en firme tras una larga tramitación que se remonta a los comienzos del mandato. Azuzada por la inminente puesta en marcha del tranvía, la normativa consiguió ayer en el pleno su aprobación inicial con los votos a favor del gobierno que comparten PSOE y Cs. PP, AxSí y Podemos se abstuvieron y anunciaron alegaciones en la fase de exposición pública que ahora se inicia. Y Vox votó en contra aludiendo a lo "irreal" de un texto "ajeno a San Fernando" que hace gala además de "una fuerte carga ideológica".

Precisamente, desde las filas del gobierno municipal se reconoció que la normativa, efectivamente, "no se corresponde con la realidad que la ciudad presenta ahora". Porque lo que se quiere –afirmó el concejal de Presidencia, el socialista Conrado Rodríguez– es cambiar por completo el modelo, darle la vuelta como si de un calcetín se tratara.

Así que desde el ejecutivo local se avisó a la hora de afrontar la aprobación inicial de la ordenanza de movilidad amable y sostenible: los tiempos de la prioridad del coche privado llegan a su término. Ahora tocan los del peatón –que pasará a tener preferencia– y los de la supermanzana, que es la "nueva célula urbana" que articulará la movilidad futura. Todo, insistió, en línea con los criterios de la Agenda 2030 y en consonancia con el compromiso de la lucha contra el cambio climático.

Rodríguez anunció también la próxima puesta en marcha de una nueva campaña de participación ciudadana que permitirá recabar nuevas propuestas al articulado. Y, por parte de Cs, Francis Posada, concejal de Movilidad, aludió al "cambio esencial" que supondrá la entrada en vigor del nuevo texto cuando se complete su tramitación.

Aunque el equipo de gobierno no consiguió zafarse de las críticas de la oposición en este debate en torno a la aprobación de la nueva ordenanza. Vox fue el que con mayor contundencia rechazó el texto por suponer "un brindis al sol" que poco o nada tiene que a su juicio poco ver con los problemas de tráfico y movilidad que tiene La Isla. "Esto es regular por regular, encerrarse en una habitación y hacer un mundo irreal", afirmó el portavoz de su grupo municipal, Carlos Zambrano.

Pero desde el otro extremo del ideario político, Podemos arremetió también contra lo "farragoso" del texto y lo "extenso" de un articulado que resultaba "poco útil" y todavía menos comprensible. La edil Ana Rojas lamentaba además la "falta de participación" con la que se afrontaba "de manera unilateral" la aprobación de la nueva ordenanza. Y recordaba –también lo hicieron AxSí y PP– que el Consejo Asesor de Tráfico solo se había reunido una vez, en 2020.

AxSí reconoció la importancia y necesidad de esta nueva ordenanza, especialmente en lo que toca a la regulación de la calle Real ahora que por fin se va a poner en funcionamiento el tranvía, pero su portavoz, Fran Romero, criticó severamente la excesiva demora del equipo de gobierno en llevar a pleno el documento para su aprobación inicial, así como "la falta de transparencia y de participación del gobierno" con respecto a esta normativa.

También recordó la necesidad de fomentar el transporte público y señaló que de los presupuestos municipales han desaparecido las partidas destinadas a la puesta en marcha de un plan de movilidad: "Parece que no es necesario como si el tráfico en San Fernando no fuera una auténtica pesadilla".

Desde el PP, la edil Malu del Río cuestionó la "urgencia" con la que se apuraba la aprobación de la normativa ahora que el tranvía e iba a poner en marcha. E insistió también en que ha sido "poco participativa", "poco clara" y "un copia y pega de las ordenanzas de otras localidades". También advirtió de la falta de espacio en tramos de la calle Real –con el tranvía, terrazas, máquinas expendedoras– para que puedan transitar personas con movilidad reducida, por lo que dudó del calificativo de "amable" con el que ha sido bautizada la nueva norma.