San Fernando

El albergue Federico Ozanam abre unas estancias para mujeres

  • Se ha acondicionado como alojamiento para cuatro mujeres un espacio aledaño al hogar de San Vicente de la calle Comedias

El nuevo hogar para mujeres es ya una realidad en una estancia aledaña al albergue Federico Ozanam que se ha adaptado para acoger un dormitorio, una sala de estar y un cuarto de baño. Unas instalaciones, como reza la placa de inauguración descubierta en el lugar, para "la acogida y promoción de la mujer". Concretamente está acondicionado para dar cobijo a cuatro féminas, plazas con las que se amplía el convenio que tiene el Ayuntamiento con la Sociedad San Vicente de Paúl, que hasta la fecha tenía concertadas 14 con el municipio isleño de las 21 plazas del alojamiento de la calle Lope de Vega.

El presidente de la zona gaditana de la sociedad, Francisco Holgado, recordaba que en estas dependencias cumplen una de las labores de la entidad: "Dar casa a quien no la tiene, dar comida a quien el resto de la sociedad no se la da, mirar a la cara y hablarle de tú a tú a alguien que quizás esté en un banco de una plaza, con un perro". Es algo que repiten quienes prestan su tiempo en la ayuda a las personas sin hogar, que duermen y viven en la calle, la necesidad de devolver la dignidad a estas personas, como apuntaba la presidenta de San Vicente de Paúl, María Luisa Téllez; de más allá de darle techo y comida dedicarles atención, hablar con ellos. La Sociedad, defendía Holgado, recoge a quien la sociedad no quiere, "al más pobre de los pobres". Fui forastero y me acogiste es el lema escogido por la entidad este año que celebra el 400 aniversario del proyecto vicenciano y que reza en la placa de inauguración que destapó la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada.

El Ayuntamiento aumenta las plazas concertadas con San Vicente de Paúl

San Vicente de Paúl a través de la Conferencia Nuestra Señora de los Desamparados y de las Hijas de la Caridad -encargadas de atender el albergue- lleva muchos años en la ciudad asistiendo a hombres que no tienen un hogar. Con la crisis, recordaba la regidora, esta situación se ha acentuado también en las mujeres, más vulnerables a las agresiones y a la violencia solas y en la calle. La necesidad de que ellas también tuvieran un lugar en el que fueran cuidadas llevó a las negociaciones entre la administración y la Sociedad para buscar una solución. Finalmente, después de superar las dificultades, de dar solución a la falta de espacio para estas nuevas dependencias y de cambios en el proyecto, se optó por esta estancia aledaña al Federico Ozanam para abrir este albergue de mujeres. Allí se ubicaba el ropero y despensa de la Conferencia Juan XXI, que se ha trasladado a un local de la zona de Viento de Levante.

Ha sido necesaria una pequeña obra para crear el cuarto de baño y dividir la superficie para que hubiera un dormitorio y una sala de estar. Las féminas que se alojen en este hogar disfrutarán además del patio interior -al descubierto y techado- desde el que se comunica con el albergue de hombres, también de la zona de cocinas y comedor. Por supuesto serán las Hijas de la Caridad, y los voluntarios quienes atiendan a estas personas. En la cita de ayer se hacía un llamamiento para contar con personas que ayudan a sacar adelante estas dependencias, para evitar, advertía Holgado, que "en un mes cierre por falta de colaboradores". Por supuesto no dejó de agradecer la implicación de las conferencias y de los benefactores que hacen posible seguir adelante con este tipo de iniciativas. Un representante del obispo se encargó de bendecir las estancias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios